Hallada una proteína que mejora la movilidad en lesiones medulares

La Razón
La RazónLa Razón

Las lesiones medulares producen graves discapacidades funcionales a las personas que las padecen, induciendo paraplejia o tetraplejia en función del nivel de la lesión. Este hecho se debe a la degeneración de las vías espinales que se encargan de transmitir las señales nerviosas desde el cerebro a las diferentes partes del organismo, y viceversa, y tiene como consecuencia la pérdida de movilidad y de sensibilidad por debajo de la lesión.

Durante los últimos años, diferentes estudios han demostrado que la respuesta inflamatoria que se desarrolla después de la lesión contribuye a la degeneración de estas vías espinales, incrementando por tanto, los déficits funcionales generados por la lesión. Sin embargo, los ensayos clínicos utilizando fármacos antiinflamatorios, como la metilprednisolona, no han mostrado eficacia.

Este trabajo, publicado esta semana en la versión online de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), demuestra por primera vez que la IL-37 suprime la respuesta inflamatoria después de una lesión medular y minimiza la degeneración del tejido medular y las discapacidades funcionales. Si la IL-37 se administra inmediatamente después de la lesión, los ratones recuperan cierto grado de movilidad. Aunque esta proteína se identificó 15 años atrás, el estudio de su función ha sido dificultosa dado que la IL-37 no se sintetiza en ratones.

El equipo de Rubén López, investigador de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y del Centro de Investigación Biomédica en Red Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED), ha utilizado un ratón modificado genéticamente que produce la forma humana de la IL-37 que les ha permitido estudiar la función de esta proteína. Los científicos muestran que si la IL-37 se administra inmediatamente después de la lesión, los ratones recuperan cierto grado de movilidad.