«Los Cuentos de Hoffmann» hechizan al Liceo

Laurent Pelly propone una versión más teatral del clásico de Offenbach. Natalie Dessay lidera un gran elenco. Dónde: Gran Teatro del Liceo. Las Ramblas, 51-59.. Cuándo: Del 4 al 23 de febrero.. Cuánto: Tel: 485 99 00. gratuita.

Una de las escenas de «Los Cuentos de Hoffmann» que se podrá ver en el Liceo
Una de las escenas de «Los Cuentos de Hoffmann» que se podrá ver en el Liceo

«Los cuentos de Hoffmann» es una de las óperas más populares del repertorio francés y la gran obra de Jacques Offenbach, que ni siquiera pudo ver acabada antes de que le sorprendiera la muerte. En ella volcó toda su alma, hasta el último suspiro de vida, obsesionado con dejar esa gran obra para la posteridad. El resultado fue tan maravilloso como misterioso, pero al quedar inconclusa quedaron muchos interrogantes tanto en el libreto como en la partitura. Desde entonces, se ha montado de mil maneras diferentes, con versiones para todos los gustos, pero nunca antes se había visto como propone ahora el Gran Teatro del Liceo.

El coliseo lírico acoge del 4 al 23 de febrero el estreno de esta coproducción con la San Francisco Opera y la Opéra National de Lyon. Laurent Pelly dirige la puesta en escena y Stéphane Denève se encarga de la dirección musical, en un montaje de marcado carácter teatral, que recupera los diálogos y suprime los recitativos y en que los cantantes han de hacer un esfuerzo extra en el aparatado actoral para conseguir que la historia se pueda seguir a la perfección y la fantástica imaginación de Hoffmann cobre su verdadero sentido. «En la partitura hay melodías sublimes y la puesta en escena consigue amplificar todo su misterio», señaló ayer Denève.

El elenco está encabezado por Natalie Dessay con Susana Cordón, Katheleen Kim, Tatiana Pavlovskaya, Laurent Naouri o Michael Spyres, entre otros. «Ya no existen versiones clásicas de la ópera, todo está por reinventar y esta es una excelente producción que consigue acercar actores y cantantes», afirmó Dessay.

30 decorados diferentes

La puesta en escena es de una gran complejidad y utiliza hasta 30 decorados diferentes que se van rotando y que intentan meter a la audiencia en la fantástica cabeza de Hoffmann. «El público siempre se queja de que es muy difícil entender a los personajes de la obra. Por eso, nuestra obsesión era conseguir un hilo conductor que ordenase la historia y todo fuese fácil de seguir», aseguró Pelly. El director se inspiró en el pintor belga Leon Spillaert y sus cuadros fantasmagóricos para la puesta en escena. «conseguía convertir una simple botella en un misterio y ese era nuestro objetivo», señaló Dessay.

La versión que se ofrecerá en el Liceo es bastante completa, con canciones, reflexionó Denève, que no se escuchan habitualmente como el aria de Nicklausse o el dúo de Stella y Hoffmann, un rol en el que debuta el tenor Michael Spyres. «La obra ya no es sólo una serie de viñetas, sino una historia homogénea en que vemos a un verdadero genio en ebullición», remarcó el tenor. No hay duda que estamos frente a uno de los montajes más espectaculares del año.