Los recortes no pasarán factura al doblaje de películas en catalán

La Generalitat mantendrá las subvenciones para incrementar el número de espectadores

La imposición del doblaje en catalán causó un duro enfrentamiento entre el sector y la Generalitat
La imposición del doblaje en catalán causó un duro enfrentamiento entre el sector y la Generalitat

Pese a la crisis y los recortes, la Generalitat se mantiene firme en continuar subvencionando el doblaje de películas al catalán. El Govern aprobó ayer la nueva convocatoria de ayudas económicas destinadas a la traducción y subtitulación de cine, con el objetivo de aumentar el número de estrenos en esta lengua.

Pese a la crisis y los recortes, la Generalitat se mantiene firme en continuar subvencionando el doblaje de películas al catalán. El Govern aprobó ayer la nueva convocatoria de ayudas económicas destinadas a la traducción y subtitulación de cine, con el objetivo de aumentar el número de estrenos en esta lengua.

Fuentes cercanas a la conselleria de Cultura aseguraron que las cantidades destinadas a estas subvenciones se mantendrían en la misma línea que la convocatoria anterior. El pasado mes de noviembre, la Generalitat decidió añadir 671.000 euros a la partida inicial de 950.000 que ya había otorgado al doblaje, una generosa subida de un 70 por ciento. Apuesta por atender todas las peticiones presentadas, tal y como ha sucedido desde que se llegó al pacto con las distribuidoras y los empresarios de las salas en 2011.

El portavoz y conselller de Presidencia, Francesc Homs, indicó ayer que esta partida presupuestaria es «una de las pocas excepciones que se pueden hacer» con unos presupuestos prorrogados, una situación en la que este tipo de convocatorias están limitadas. «Pensamos que es una excepción justificada porque es pertinente el objetivo de incrementar el número de películas exhibidas en catalán», dijo Homs.

Cubrir los gastos

Esta «excepcionalidad» se encargará de cubrir los gastos del doblaje o subtitulación al catalán de largometrajes y el material promocional de las versiones en catalán –carteles, tráilers, anuncios– «de acuerdo con las disponibilidades presupuestarias».

La Generalitat impone varias condiciones a las distribuidores para poder optar a estas ayudas. A las distribuidoras les exige que garanticen que la oferta de exhibición del largometraje en la versión doblada o subtitulada al catalán se distribuya por todo el territorio de Cataluña. Además, deben garantizar previamente que disponen de salas para estrenar las copias de la versión subtitulada en catalán.

Pero el dinero de la Generalitat no solamente busca la gran pantalla sino que se extiende a otros formatos. Por ello, las empresas beneficiarias de las subvenciones deberán hacer las gestiones oportunas para que se incluya la versión catalana en las ediciones en formato de DVD, Blue Ray y otros soportes digitales.

Según el Govern, las subvenciones se concederán a las propuestas que cumplan las condiciones de la convocatoria, «sin establecer una prelación entre ellas ni efectuar una valoración de las propuestas, ya que todas se considerarán merecedoras de la ayuda».

¿Tanta generosidad presupuestaria se ve plasmada en la respuesta del público que asiste a las salas de cine? Según la Generalitat, sí. El año pasado aseguró que se había triplicado el número de espectadores de películas dobladas al catalán en seis meses. Según esos datos se habría pasado de las 61.376 personas de septiembre de 2011 a las 283.065 de abril del pasado año, un incremento del 361 por ciento respecto al mismo periodo de 2010. Pero esos datos eran consecuencia del acuerdo que se firmó entre la Generalitat y quienes se mostraban en un principio poco dispuestos a una colaboración: las «majors» y los distribuidores. El Govern se doblegó a las condiciones de los grandes estudios de Hollywood y dedicidió financiar la totalidad del doblaje.

Las expectativas más optimistas del conseller de Cultura, Ferran Mascarell, todavía están lejos de cumplirse. Cuando se rubricó el pacto de 2011, el Govern se pensaba que sería fácil atraer a un millón y medio de espectadores a las salas donde se estrenaran películas dobladas al catalán.

No se han escatimado esfuerzos para ello. Hace dos años llegaron a las pantallas 21 películas dobladas al catalán y dos en versión original subtitulada al catalán. En 2012, la cifra era algo superior: 27 dobladas y cuatro en versión original. En lo que va de año, solamente se han doblado tres.