Agustí Mezquida: «La empatía con la audiencia se gana con una sonrisa»

Responsable de la productora Valencia Imagina TV

VALENCIA- La nueva Radiotelevisión Valenciana (RTVV) busca quien le cree los contenidos de su nueva era. Por ello, son ocho las productoras que optan a la externalización de programas, todos los que configuren su parrilla a excepción de los informativos. Entre ellas, se encuentra Valencia Imagina TV, una unión de productoras que cuenta con el respaldo de Valencia Imagina TV, Mediapro y Desmesura Films. Uno de sus responsables, Agustí Mezquida, habla con LA RAZÓN para explicar el proyecto de su productora de cara a ganar el concurso público para hacerse con la producción del ente. Mezquida, con muchos años a sus espaldas en el sector audiovisual, lamenta que la nueva RTVV se haya cobrado tantos despidos pero aboga por un resurgimiento del sector audiovisual valenciano.

– ¿Cómo es el proyecto que han presentado?

–Nosotros ya teníamos los requisitos del concurso que dicen que hay que producir en Valencia, en valenciano y con equipo cien por cien de aquí antes de conocer el contrato programa. Hemos pretendido generar una oferta que consiga recuperar el tono vital de una cadena que ha perdido la sintonía con su audiencia. Una cadena que, ni muchos de los que trabajaban en ella, la tenían sintonizada en sus casas. Y, por supuesto, recuperar la confianza de la gente de la calle que no la veía ya que no formaba parte de su «zapping».

–¿Cómo se soluciona esa desconexión entre la televisión de todos y los propios valencianos?

–Pues parándonos y dándonos cuenta de que era un sin sentido. Debemos recuperar la sintonía con la audiencia. Es el primer paso. Si existes tendrás publicidad y serás rentable. Lo primero que debemos hacer es encontrar la fórmula con la que sintonizar con los espectadores.

– ¿Y eso cómo se consigue?

–Se hace ofreciéndoles contenidos, algunos de los cuáles ya existían en la cadena. RTVV tenía programas que resaltaban en la parrilla. Eran programas de divulgación, de ficción... que tuvieron éxito y que conservaban elementos comunes: tenían proximidad e identidad, la gente se sentía reflejada. Eso es lo que hay que recuperar. Pero también, una televisión que incluya todos los acentos. Y hay un elemento sustancial: la vuelta del humor.

– ¿Tiene cabida el humor en la nueva RTVV?

–La empatía con la audiencia nos la tenemos que ganar con una sonrisa. Necesitamos el humor, el guiño de la complicidad y de que somos capaces de reirnos de nosotros mismos. Eso es sano, saludable. Y, en nuestro proyecto, el humor preside buena parte del perfil de la cadena. Pero buen humor, huyendo del chiste fácil.

–El nuevo cambio de rumbo de RTVV, su nueva directora general... ¿permiten esta inclusión del humor sin barreras?

– La nueva línea editorial de RTVV dependerá de sus gestores. Deben tener libertad creativa para poder programar aquello que atrae más a la audiencia dentro de los límites del servicio público.

– El concurso para la externalización de programas consta de tres bloques. Las empresas interesados han podido optar a cualquiera de ellos e, incluso, a todos. ¿Por qué concursan para la obtención de los tres?

– Consideramos que tenemos la capacidad y hemos visualizado el conjunto de la programación como un todo. Nos hemos aproximado a esta oportunidad con una visión de conjunto. Hoy se programa con una visión única y de forma complementaria con las audiencias. Nadie programa por separado. La comercialización del espacio publicitario se hace de manera integral.

–La nueva RTVV se ha cobrado el despido de casi 1.200 trabajadores.

–El proceso ha necesitado de un sacrificio humano increíble y va a ser casi imposible que el actual tejido empresarial audiovisual pueda absorberlo al cien por cien. Pero sí es cierto que esas mil horas de programación anuales que hay que llenar van a requerir de esos profesionales.

– ¿Qué es lo que les diferencia del resto de productoras?

– No lo sé porque desconozco las otras ofertas. Pero al final, lo que nos diferenciará será el talento y la creatividad de los proyectos que hemos puesto encima de la mesa. Todos jugamos con la misma materia prima, pero la clave estará en la receta.

– Quién gane el concurso obtendrá doce millones de euros. ¿Se puede hacer una nueva RTVV con ese dinero?

– Se puede. Muchas cadenas de televisión españolas hacen una buena programación con ese dinero e, incluso, con mucho menos. Eso no nos saca del mercado. Nos ubica en él. No podemos menospreciar el esfuerzo que hacen los valencianos destinando ese dinero a su televisión pública. La clave está en hacerlo bien o muy bien. A partir de ahí, sí lo hacemos muy bien, conseguiremos recursos.