Bonig critica la retirada de la Ley de Señas de Identidad y acusa al Consell de dar ayudas a Acció Cultural

La Razón
La RazónLa Razón

La síndica popular, Isabel Bonig, calificó ayer de «revanchista» la retirada de la Ley de Señas de Identidad que aprobó el PP en la legislatura anterior, y cuya derogación pactaron los grupos del tripartito. Bonig se preguntó por qué le tenían miedo los grupos que apoyan al gobierno, de instituciones como la Real Academia de Cultura Valenciana o Lo Rat Penat, y criticó que el PSPV y Compromís dieran subvenciones a Acció Cultural del País Valencià «que mantiene la unidad de la lengua y los Paisos catalans».

En otro orden de cosas, representantes de los grupos que apoyan al Consell acusaron ayer al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de «poca vergüenza y de ofender» de nuevo a la Comunitat al negarse a adelantar a la Generalitat el dinero para la devolución de parte de la paga extra de los funcionarios de 2012.

El socialista, Manuel Mata, calificó de «agresión» y «burla» el hecho de que «no se quiera colaborar» para poder devolver a los funcionarios un derecho. La portavoz adjunta de Compromís Mireia Mollà se preguntó «qué clase de ministro» es Montoro y lamentó la «agresión». El portavoz de Podemos, Antonio Montiel, opinó que Montoro «no tiene vergüenza» y es «un personaje lamentable».

Por contra, la portavoz del PP, Isabel Bonig, consideró que el Consell debía administrar mejor y recortar de donde hiciera falta para poder pagar la parte de la extra, y dejar de echar las culpas a Madrid.