Dos nuevos puentes acercan a los vecinos de norte y sur de Alcoy

El jefe del Consell, Alberto Fabra, inauguró ayer dos puentes en la ciudad alicantina de Alcoy
El jefe del Consell, Alberto Fabra, inauguró ayer dos puentes en la ciudad alicantina de Alcoy

El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, inauguró ayer dos nuevos puentes en Alcoy que permitirán acercar a los vecinos de algunos de los barrios del norte y sur de la ciudad alicantina.

Con una inversión de 10,2 millones, el puente entre Viaducte y la Zona Nord lleva el nombre de Francisco Aura Boronat, un vecino alcoyano que sobrevivió a los horrores del nazismo en el campo de concentración de Mauthausen. El otro puente, entre Batoy y Santa Rosa, ha supuesto un gasto de 1,8 millones de euros, según la Generalitat.

En su discurso, el jefe del Consell destacó «la suerte de poner en marcha dos puentes que acercan a las personas y dan cohesión a la ciudad» y añadió que esta gana en conectividad, movilidad y proximidad. «El puente que une la Zona Nord con el Viaducto lleva el nombre de una persona luchadora que defiende la cultura de la paz y la dignidad humana».

Valor medioambiental

Del mismo modo, subrayó la labor de las empresas valencianas que han ejecutado las obras, ya que «han respetado en todo momento el alto valor medioambiental, paisajístico y cultural» del entorno del río Serpis.

«En la Comunitat Valenciana contamos con empresas muy especializadas y punteras, con gran conocimiento y profesionalidad y debemos aprovechar su buen hacer como garantía de infraestructuras de calidad».

Sobre el viaducto de Batoy-Santa Rosa, el alcalde alcoyano, el socialista Antonio Francés, señaló que permite desarrollar una zona importante de la ciudad. Aseguró que estas infraestructuras llegan tras décadas de reivindicaciones.

Por su parte, el propio Francisco Aura agradeció públicamente el reconocimiento que supone dar su nombre al puente y deseó que se erija en símbolo de la «concordia y paz».

La inauguración contó con la presencia de decenas de manifestantes que, con cánticos, ruidos y pancartas, protestaron por la gestión del Consell en materia de educación pública y por los recortes en ayudas sociales.

El concejal socialista de Movilidad, Jordi Martínez, criticó que se cambiará el lugar previsto para la inauguración para prevenir las molestias.