Fin de semana de literatura en los Viveros gracias a la 52 Fira del Llibre

Desde la organización prevén superar el medio millón de visitantes y los 850 mil euros de facturación de la edición pasada

Consenso común en torno a la importancia de inculcar la lectura desde los primeros años. «Fomentar actividades alrededor del libro para obtener futuros lectores críticos»
Consenso común en torno a la importancia de inculcar la lectura desde los primeros años. «Fomentar actividades alrededor del libro para obtener futuros lectores críticos»

Desde la organización prevén superar el medio millón de visitantes y los 850 mil euros de facturación de la edición pasada

La feria del Libro de Valencia no es solo una feria de ventas, es, probablemente, el evento literario más importante de la Comunitat Valenciana y donde el sector entero se vuelca para hacer, lo que denominan con orgullo, «una fiesta del libro». Un cita anual en la que, desde hace 52 años, todos sus integrantes aúnan esfuerzos para demostrar la fuerza de la industria cultural del libro y, también, de sus autores.

Ilusión y expectativas a flor de piel por dar vida y continuidad a la que es considerada la segunda feria más importante de España. «Se trata de un patrimonio nuestro. Que un acto cultural como este reciba medio millón de visitantes es para estar muy contentos», enfatiza el presidente del Gremi de Llibrers, Ignacio Larraz, coorganizadores junto a Full (Fundación pel Llibre y Lectura).

Poner en valor e incrementar su prestigio es el objetivo perseguido. Para ello, el certamen valenciano acoge, a lo largo de los doce días, el programa más amplio de su historia: 600 firmas con autores, presentaciones, entrevistas en televisión y radio abiertas al público, mesas redondas, actividades familiares, escolares, talleres de animación lectora o ruedas de cuentacuentos para los más pequeños. Múltiples propuestas con un único objetivo: generar lectores.

Respecto a este 2017, las impresiones son bastante positivas. «Este año tenemos cuatro festivos y, además, dos domingos, entonces la perspectiva es bastante buena dado que la gente aprovecha para salir en familia y la Feria del Libro es uno de los lugares que, sobre estas fechas, se elige para venir y pasear. Además porque llevamos dos años de repunte dentro del sector. Todo ello nos hace tener esperanzas de que este año va a ser mejor y vamos a superar el medio millón de visitantes de la edición pasada, así como los 850 mil euros de facturación de 2016» preven sus organizadores.

Misma positividad y optimismo comparten libreros y editores. «Desde el primer momento ya hubo gente circulando. Dábamos por hecho que solo iba a estar la comitiva inaugural y no fue así. Había mucha gente expectante, esperando a que se abriese la feria», apuntan desde una de las 93 casetas. A lo que recalca otra: «Estos primeros días son siempre tranquilos pero aún así hemos visto bastante movimiento. Desde que inauguramos ha sido un ambiente muy familiar».

«Venimos todos los años, a ellos -hace referencia una madre a sus dos niños- les gusta mucho. Especialmente los libros de aventuras». Comenta mientras carga con dos bolsas repletas de cuentos y novelas.

Como esta familia, miles son ya los primeros curiosos y fieles seguidores a esta cita cultural quienes, desde el pasado 20 de abril, se han acercado a los interiores de los Jardines de Viveros para recorrer las 93 casetas y 12 escenarios que brinda esta 52 edición. Todos ellos, expectantes por conocer con qué les sorprenderán, embelesarán o, simplemente, les mostrarán libreros, autores e ilustradores.

Independientemente del perfil de los convidados, la feria tiene clara su propuesta. «El reto no es hacer una actividad elitista sino que sea lo más popular posible». Por ello, un año más, el certamen valenciano invita a todos los «amigos» del libro a sumergirse entre tintas, palabras y páginas de papel.