Las incidencias de los centros revisados no suponen un peligro para los alumnos

Catalá asegura que la mayoría de ellas son problemas estructurales, como goteras

La consellera de Educación, María José Catalá, ayer en Ribarroja
La consellera de Educación, María José Catalá, ayer en Ribarroja

Los centros educativos públicos no presentan deficiencias que puedan poner en riesgo la seguridad de los alumnos. Así lo aseguró ayer la consellera de Educación, Cultura y Deporte, María José Catalá, puesto que ya ha finalizado la primera fase del plan de revisión de colegios que aprobó de urgencia el Consell, después de que se desplomara el suelo de un centro de Santa Pola y varios menores sufrieran heridas leves.

Tal y como aseguró la titular del área, se han detectado un «número importante» de incidencias, aunque todas ellas de carácter estructural, «como goteras».

En este sentido, reivindicó el buen estado de las infraestructuras educativas de la Comunitat, aunque admitió que en algunos casos sí existe un déficit de mantenimiento. Para solucionarlo, la Conselleria está trabajando, además de revisando todos los centros, en un cronograma para empezar a ejecutar las obras necesarias. «Los técnicos de Educación están realizando una ITV completa de todos los centros, empezando por los que tienen más de cuarenta años, con independencia de que tengan algunas incidencias ya detectadas o no». Estas obras se iniciarán en los próximos meses.

Al respecto, indicó que si en este proceso se descubriera algún peligro para el alumnado, se actuaría «de forma inmediata».

En su opinión, los últimos incidentes en tres centros educativos «no pueden provocar la sensación entre la sociedad de que este tipo de edificaciones de la Comunitat son inseguros». Según Catalá, lo ocurrido se ha dado por «circunstancias que generalmente no responden a un mal mantenimiento».

Por otra parte, anunció ayer el Gobierno autonómico ha aumentado las ayudas para la escolarización de los niños menores de tres años, ya que se han multiplicado por quince en la última década.

Educación destinó más de 30 millones de euros para el presente curso, de los que se han beneficiado un total de 36.940 alumnos escolarizados en 712 centros, doce más que en el ejercicio anterior. «Nuestra apuesta es que todos los niños tengan las mismas oportunidades de acceso a la educación».

Defensa de la reforma educativa

La consellera aprovechó un encuentro con Nuevas Generaciones y con el secretario general del PP, Serafín Castellano, para defender la reforma educativa del Gobierno central. Aseguró que es «valiente» y «da las mismas oportunidades a todos los alumnos».

Destacó la importancia de la reforma porque las tasas de desempleo juvenil y de fracaso escolar indican que «hay que hacer algo».