MAFO responsabiliza al Consell y a los gestores de la quiebra de la CAM

Asegura que estaban al tanto de la situación de la Caja, que era «la peor de las peores»

El que fue gobernador de España desde 2006 hasta 2012, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ayer en Les Corts
El que fue gobernador de España desde 2006 hasta 2012, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ayer en Les Corts

VALENCIA- Durante tres horas, de forma pausada y tranquila, sin ningún tipo de mala conciencia, el que fuera gobernador del Banco de España entre 2006 y 2012, Miguel Ángel Fernández Ordóñez -también conocido como MAFO- aseguró ayer que el fracaso de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) es responsabilidad de sus gestores y de «los dueños» de la entidad que, a su juicio, es la Generalitat valenciana.

Durante su intervención en la Comisión de investigación que está realizando Les Corts para averiguar qué llevó a la entidad a ser nacionalizada, MAFO aseguró que sus dirigentes fueron «menos profesionales y prudentes» que los de las otras Cajas. El otro responsable del final de la CAM sería la Generalitat, propietaria de la misma puesto que era la encargada de realizar los nombramientos.

Tras recordar que está sujeto al deber de secreto, sí reconoció que el organismo que dirigió durante seis años era responsable de la solvencia de las entidades. En este sentido, señaló que desde 2008 a 2010 se realizaron un total de seis inspecciones, cuyos resultados fueron enviados, no solamente a todos sus gestores, sino también al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF). Por ello, indicó que no tiene sentido que ahora digan que desconocían cuál era la situación.

En referencia a unas polémicas declaraciones que realizó pocos meses antes de que la CAM fuera intervenida, en las que aseguró que era «lo peor de lo peor», ayer no solamente las reiteró sino que insistió en que era «la peor de las peores» y que además hizo mucho daño al sistema bancario en general y al resto de entidades sanas.

Si el FROB no le dio el mismo dinero que al resto, fue porque no presentó un plan viable de reestructuración ni consiguió un socio. Esta fue la respuesta que dio al diputado del PP, Vicente Betoret, que insistía en que a la entidad alicantina no se le dio el mismo trato que a las demás y se preguntó si no era porque al Gobierno socialista de Zapatero le convenía que «cayera» una entidad de una Comunidad del PP.

Entre el resto de grupos políticos había diversidad de opiniones. Mientras el socialista Ángel Luna repitió un par de veces que se congratulaba de que finalmente MAFO hubiera asistido a la Comisión e insistía en las inspecciones que habían sido realizadas, la diputada de Compromís, Mireia Mollà consideró que le parecía «surrealista» que el ex gobernador tomara «el pelo o por tontos» a la Comisión en lugar de asumir que el Banco de España fue negligente, algo en lo que estuvo de acuerdo Lluís Torró, de Esquerra Unida (EU).