Moragues apunta a la financiación injusta como causa del déficit

Garantiza un cambio de gestión basado en la austeridad

El conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues
El conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues

El conseller de Hacienda y Administración Pública, Juan Carlos Moragues, ha tenido ya tiempo para revisar a fondo las cuentas de la Comunitat Valenciana.

El conseller de Hacienda y Administración Pública, Juan Carlos Moragues, ha tenido ya tiempo para revisar a fondo las cuentas de la Comunitat Valenciana. Por ello, ayer aseguró que una de las principales razones de la situación de la Generalitat es la injusta financiación estatal que recibe la región.

Así lo explicó durante la clausura del X Foro Tributario, organizado por la Fundación de Estudios Bursátiles y PwC, donde indicó que los 8.300 millones de euros que recibirá la Comunitat este año, no cubren los gastos en Educación (4.000 millones) y Sanidad (5.000). «El 75 por ciento de nuestros ingresos dependen de nuestro sistema de financiación», dijo, y aseguró que el Ministerio de Hacienda es «sensible» ante esta situación.

Con respecto a la pésima cifra de déficit que presenta la Comunitat hasta el pasado mes de noviembre (2,9 por ciento, casi el doble de lo permitido), Moragues quiso recordar que la región tenía un déficit de casi el cinco por ciento en 2011, por lo que, a pesar de que se han realizado muchos esfuerzos a lo largo del año pasado, no se ha logrado llegar al 1,5 por ciento requerido.

No obstante, volvió a matizar que cada valenciano recibe del Estado 2.300 euros, mientras que la media española se sitúa en 2.550. Si se multiplica esta diferencia por los habitantes de la Comunitat, el resultado son 1.000 millones de euros al año que no se reciben. «Un punto de déficit», matizó el conseller.

Férreo control

Recalcó que desde su Conselleria se velará por el estricto cumplimiento del presupuesto para este año, que prevé un déficit del 0,7 por ciento, por lo que a lo largo de este ejercicio habrá que seguir realizando esfuerzos.

Garantizó que su mandato va a significar un «cambio conceptual total», basado en la eficiencia, la austeridad y la lucha contra el fraude fiscal y el absentismo.

En cuanto a la venta de patrimonio de la Generalitat valenciana, indicó que no se va a malvender en un momento en el que hay muchos «fondos buitre dispuestos a aprovecharse de la situación» y aseguró que el Consell está manteniendo conversaciones con posibles compradores «de mucho prestigio».

Recordó que seis Conselleries se van a trasladar a lo largo del año a la Ciudad Administrativa 9 d'Octubre, lo que conllevará un ahorro anual de 14 millones.