Política

Una festividad en honor a la fe y al sacrificio

Valencia celebra su homenaje anual al martirio de San Vicente, que prefirió morir torturado antes que renunciar a su devoción cristiana

Valencia celebra su homenaje anual al martirio de San Vicente, que prefirió morir torturado antes que renunciar a su devoción cristiana

Encerrado en una lúgubre cárcel, azotado, atormentado en el potro y con la piel desgarrada antes de ser colocado en una parrilla ardiendo. El estoicismo de San Vicente le hicieron valedor del sobrenombre de Mártir. Nada pudo con sus creencias. Ni la tortura más atroz le obligaron a abandonar su fe cristiana.

Los fieles valencianos organizan cada año multitud de actos que conmemoran su histórica templanza y recuerdan su muerte tal día como ayer hace ya más de diecisiete siglos.

San Vicente Mártir es patrono de la archidiócesis de Valencia y, dentro de ella, también de la propia capital valenciana, del distrito de Benimàmet, de las localidades de Guadassuar y Corbera y es titular, igualmente, de las parroquias de la pedanía de Venta de Gaeta, en el término de Cortes de Pallás, y de la del faro de Cullera, donde se le profesa enorme devoción porque el cuerpo de San Vicente apareció en una playa próxima tras ser arrojado al mar por sus verdugos con una rueda de molino atada al cuello.

Ayer, la capital valenciana vivió una jornada religiosa de las más emotivas, un día que se iniciaba con la celebración de una solemne misa estacional a las diez y media de la mañana en la Catedral, donde se venera el brazo izquierdo del santo, y presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

Al término de la celebración litúrgica, la imagen de madera plateada de San Vicente Mártir, obra del escultor valenciano del siglo XVIII José Esteve Bonet, fue trasladada en una multitudinaria procesión a lo largo de un trayecto que recorrió las principales calles de la capital y cuyo inicio y final anunció el volteo de las cinco campanas mayores de la Seo. Posteriormente, y como es tradición, en la parroquia de San Esteban Protomártir de Valencia recibió sacramento del Bautismo un niño llamado Vicente.

Ya por la tarde, tuvo lugar la tradicional misa en rito hispano-mozárabe en la parroquia de Cristo Rey de Valencia, primitiva basílica sepulcral del santo, conocida como «La Roqueta», situada en la calle San Vicente. En ese mismo lugar, se habían repartido a primera hora de la mañana los panes benditos de San Vicente.

Varias misas (una de ellas cantada) se escucharon también en la parroquia San Vicente Mártir, donde fue abandonado el cuerpo del santo por sus verdugos tras su martirio.

Peregrinación ecuménica

La peregrinación ecuménica por los lugares vinculados a San Vicente Mártir en Valencia cumplió hace unos días su 15 aniversario. La ruta transcurrió por diez estaciones, desde la parroquia del Salvador y Santa Mónica, hasta la Basílica sepulcral de San Vicente Mártir. Recorrió los lugares más significativos vinculados al santo como la columna en la que, según la tradición, el santo fue atado cuando fue llevado a Valencia desde Zaragoza para ser martirizado; la Catedral, donde puede verse el brazo izquierdo del santo; las dos conocidas como «cárceles de San Vicente», en la calle del mismo nombre y en la plaza de la Almoina; la parroquia valenciana de San Vicente Mártir, donde fue abandonado su cuerpo tras el martirio; así como la parroquia de Cristo Rey, donde el santo fue inicialmente sepultado.