Ahora Madrid planea ceder parte del Price al «movimiento asociativo»

Gastarán 50.000 euros en redistribuir a los trabajadores del circo y ubicar a las asociaciones que lo soliciten en su lugar. La oposición ha dado frenazo a un plan que supone «trocear» el teatro.

El plan es reubicar al personal de oficinas en salas de exposición para «ceder» 1.000 metros cuadrados
El plan es reubicar al personal de oficinas en salas de exposición para «ceder» 1.000 metros cuadrados

Gastarán 50.000 euros en redistribuir a los trabajadores del circo y ubicar a las asociaciones que lo soliciten en su lugar. La oposición ha dado frenazo a un plan que supone «trocear» el teatro

Malestar entre los grupos de la oposición por la propuesta de Ahora Madrid de ceder 1.000 metros cuadrados del Circo Price al movimiento asociativo para que los gestionen como quieran, mientras el consistorio continúa pagando los gastos de suministros. La propuesta se ha llevado a la comisión de Cultura como un dictamen para modificar el acuerdo plenario del pasado febrero, que establecía la gestión directa del Teatro Circo Price, aunque la concejala Celia Mayer defendió que no se trataba de una «externalización» de la gestión de los espacios del teatro, sino «gestión ciudadana» o «cogestión», dentro del plan de cesión de espacios al movimiento asociativo que lidera el concejal de Coordinación Territorial, Nacho Murgui.

Sin embargo, no se trata de un local o edificio municipal en desuso, como puede ser el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi, que, también en el distrito de Arganzuela, va a ser cedido en parte a los vecinos. En el Price, los 1.000 metros cuadrados a ceder están actualmente ocupados por trabajadores municipales de Madrid Destino que se dedican a la gestión del teatro, es decir, es un espacio en uso. Para poder ubicar allí a los «movimientos asociativos», el plan del Ayuntamiento de Madrid es enviar a todos esos trabajadores a las salas de exposiciones con las que cuenta el inmueble y que también se estaban utilizando en la actualidad, en concreto para realizar talleres los fines de semana. Talleres que se tendrán que reubicar en otra de las salas del teatro, mientras que el consistorio tendrá que invertir 48.057,92 euros para adecuar las salas de exposiciones a su uso como oficinas.

Toda una reorganización que supone, según denunciaron los grupos de la oposición –PP, PSOE y C’s– «trocear equipamientos culturales», para entregárselos a los movimientos asociativos, que no han reclamado dicho equipamiento, sino que se los «ofrece» el consistorio. Y es que, según explicó la propia Mayer, los 1.000 metros que se destinarán en el Price no han sido solicitados por ninguna asociación, como apuntó la concejal del PP Isabel Rossell, si bien afirmó que hay «colectivos artísticos, especialmente en el sector de la danza, que no cuentan con espacios propios», sino que se trata de hacer un inventario de espacios disponibles en cada área para el plan de cesión al movimiento asociativo.

Sin embargo, los planes sobre el Price posiblemente no llegarán a ser aprobados en el Pleno municipal, ya que los tres grupos han votado en contra del «desmembramiento» del teatro, así que el dictamen que llegará al Palacio de Cibeles es desfavorable. «No aprobaremos que los grandes contenedores culturales acaben difuminados», denunció la edil socialista Mar Espinar.