El Cristo de Triana debuta en Madrid

Jesús de las «Tres caídas» coincidió ayer con el de «Los Gitanos» en su primera salida a las calles de la capital.

El Cristo de las «Tres caídas» salió de la iglesia de San Andrés, en La Latina. El de «Los Gitanos», que cumplió ayer 18 años recorriendo las calles de Madrid, lo hizo entre vítores y aplausos y recorrió el entorno de la Puerta del Sol.
El Cristo de las «Tres caídas» salió de la iglesia de San Andrés, en La Latina. El de «Los Gitanos», que cumplió ayer 18 años recorriendo las calles de Madrid, lo hizo entre vítores y aplausos y recorrió el entorno de la Puerta del Sol.

Jesús de las «Tres caídas» coincidió ayer con el de «Los Gitanos» en su primera salida a las calles de la capital.

El Cristo del sevillano barrio de Triana, el de «Las tres caídas», se estrenó ayer en la Semana Santa madrileña acompañado de trompetas y tambores. Después de tres años esperando para recibir la talla de cedro, réplica obra del imaginero de Dos Hermanas Antonio Labrador, 32 costaleros lograron librar las nubes para recorrer durante más de cuatro horas las calles de La Latina partiendo de su «casa», la iglesia de San Andrés, de la que los cofrades tuvieron que salir de rodillas por eal tamaño del paso. En torno a las 2:30 de la mañana y en medio de una gran expectación favorecida por el buen tiempo que reinó en la ciudad, la hermandad más joven de Madrid (algo más de 150 miembros) finalizó su recorrido.

Con gran éxito unos minutos antes de las ocho y media de la tarde también hacía su salida la estación de penitencia de el «Cristo de Los Gitanos». A las puertas de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen no cabía un alfiler y, acompañado por una banda de León, el Cristo de la Salud volvía a recorrer las calles de la capital a hombros de 35 costaleros. Se trata de una de las procesiones más populares de Madrid. No en vano, los miembros de su cofradía aseguran que el paso que hacen los anderos da al Cristo un movimiento que, a ojos de los fieles que le recibieron entre aplausos y alguna que otra lágrima, dio la impresión de que iba caminando por si solo por las calles aledañas a la Puerta del Sol. El Nazareno que porta una cruz al hombro sale cada Semana Santa por las calles de Madrid desde hace 18 años y continúa siendo una de las procesiones más esperadas por los fieles. Le acompaña desde 2012 en su estación de penitencia María Santísima de las Angustias –hornamentada con velas y flores– que ayer también fue vitoreada en el corazón de la capital. Como ya es tradición, los costaleros de ambas imágenes llevaron a cabo una ofrenda floral en la placa que recuerda a las víctimas de los atentados del 11-M en la fachada de la Real Casa de Correos. En este caso las tallas son obra del imaginero Angel Rengel López.

El calendario de procesiones continuará hoy con la salida de otras grandes procesiones. Este Jueves Santo llega el turno de Jesús «El Pobre» y el «Divino Cautivo» –ambas a partir de las 19:00 horas–y de La Macarena y Jesús del Gran Poder (desde las 20:00 horas en la colegiata de San Isidro).

A las 21:00 horas también saldrán a la calle los componentes de la Pasión Viviente de Morata de Tajuña. Como desde hace años, 500 vecinos recrearán esta tarde en la localidad madrileña la Jerusalén de hace 2000 años. La Pasión de Morata tiene tanta fama que ya ayer cientos de personas se congregaron para seguir el ensayo de un evento que hoy podrían seguir 20.000 personas y que consta de un recorrido de tres kilómetros y once escenarios. Se trata de la única Pasión Viviente que cuenta con la bendición apostólica del Papa Juan Pablo II.