El euro por receta, en suspenso

El Constitucional admite a trámite el recurso del Gobierno y suspende de forma cautelar la aplicación de la tasa. La Comunidad no recurrirá la suspensión y ya busca alternativas para recaudar los 83 millones presupuestados en 2013

La Comunidad de Madrid mandó a través del  Clegio de Farmacéuticos mensajes y correos electrónicos para informar a las farmacias de la suspensión inmediata de la aplicación de la tasa regional
La Comunidad de Madrid mandó a través del Clegio de Farmacéuticos mensajes y correos electrónicos para informar a las farmacias de la suspensión inmediata de la aplicación de la tasa regional

El euro por receta madrileño no ha logrado cumplir un mes desde su aplicación, el pasado 1 de enero. El Tribunal Constitucional decidió ayer admitir a trámite el recurso del Gobierno central contra esta tasa que la Comunidad de Madrid incorporó en su Plan de Sostenibilidad del Sistema Sanitario y con la que preveía recaudar 83 millones de euros en 2013. La medida del Alto Tribunal supone la suspensión cautelar del cobro del euro, al menos durante cinco meses, momento en el que el Constitucional deberá pronunciarse ya sea para levantar la medida cautelar, para confirmar o aplazar la decisión hasta que dictamine si definitivamente el euro por receta invade competencias impropias y por tanto es o no constitucional.

Minutos antes del anuncio del Constitucional, el presidente de la Comunidad, Ignacio González, ya adelantó que se suspendería de forma inmediata la aplicación de la tasa en caso de que se admitiera a trámite el recurso, por lo que una vez emitido el fallo del TC, la Comunidad procedió a sus suspensión cautelar.

La diferencia con Cataluña

Aunque en la providencia, el pleno del Constitucional da traslado de su decisión a la Comunidad de Madrid para que en el plazo de quince días se persone en el proceso y formule las alegaciones oportunas, lo cierto es que, según pudo saber ayer este periódico, el Gobierno regional de Madrid no recurrirá la suspensión cautelar, a diferencia de la Generalitat catalana, cuyo portavoz anunció ayer que recurrirá con «buenas argumentaciones» la suspensión de la misma tasa que el Constitucional acordó hace sólo 15 días. El Tribunal ha admitido también el recurso contra el euro por receta presentado por un grupo de senadores del PSOE. En ambos casos el Gobierno ha considerado que el euro por receta grava la prestación de un servicio del Sistema Nacional de Salud en una determinada comunidad autónoma y así vulnera la igualdad de los españoles a la hora de acceder a una prestación farmacéutica. El Gobierno de Mariano Rajoy presentó el recurso el día 18 de enero, un día después de recibir el dictamen del Consejo de Estado, que le daba vía libre para interponerlo. Este órgano aseguró en su dictamen que el euro por receta madrileño era inconstitucional, al igual que falló en el caso catalán, porque entiende que la Comunidad de Madrid invade competencias estatales.

El Ejecutivo de Ignacio González decidió introducir en su anteproyecto de ley de presupuestos de 2013 –en octubre del pasado año– la tasa del euro por receta que Cataluña aplicaba desde el mes de junio. En aquel momento, el Gobierno central aún no había recurrido la tasa catalana que por otro lado, como siempre han defendido desde la Puerta del Sol, no es exactamente igual a la madrileña. Así, aunque desde el principio el Gobierno central asegurara que recurría los dos casos en un «ejercicio de coherencia», lo cierto es que desde la Comunidad de Madrid siempre se defendió que su gravamen no se aplicaba sobre el medicamento sino sobre el servicio que presta el Ejecutivo regional en la emisión y tramitación de las recetas.

Reducir el gasto farmacéutico

El objetivo de la medida siempre fue disuasorio, ya que, según defendió Ignacio González cuando anunció, en el mes de octubre, que Madrid aplicaría la tasa del euro por receta, España ocupa el segundo país de la UE que más gasta en medicamentos, un 15% por encima de la media del resto de países, y los españoles «atesoran más de 45 millones de medicamentos en sus domicilios, muchos de ellos sin abrir».

La reducción del gasto farmacéutico es uno de los objetivos tanto del Ministerio como de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. En 2012, en la Comunidad se alcanzó un gasto farmacéutico de 1.069,3 millones de euros, que no obstante descendió un 10,44 por ciento respecto al de 2011,según datos del Ministerio de Sanidad.

El Colegio Oficial de Medicos de Madrid, así como el Colegio Oficial de Farmacéuticos y la Confederación de Consumidores y Usuarios de Madrid (CECU) celebraron ayer la decisión del Tribunal Constitucional porque, aseguraron estos últimos, este cobro «perjudica a los sectores más débiles de la sociedad». PSOE e IU se sumaron a éstos.

5.500 SMS «INMEDIATOS» A LAS FARMACIAS

Aunque la Comunidad tenía de plazo hasta la publicación de la admisión a trámite del recurso en el BOE para suspender la aplicación, sin embargo, la Consejería de Sanidad, quiso anular la tasa de forma inmediata. A través del Colegio de Farmaceúticos se enviaron 5.500 mensajes de texto vía móvil y similar cifra de correos electrónicos a los titulares y personal adjunto de farmacias para informar de la suspensión inmediata de la tasa del euro por receta. El presidente del Colegio celebró ayer la suspensión de la tasa que se cobraba desde el pasado 1 de enero.

Fórmulas para ingresar el 0,48% que queda en el aire

La decisión del Constitucional trunca las previsiones económicas de la Comunidad que presupuestó la implantación del euro por receta en 83 millones de euros para este año en su Ley de Acompañamiento a los Presupuestos para 2013. Desde el Ejecutivo regional siempre insisitieron, sin embargo, en que la creación de la tasa no tenía un afán recaudatorio sino disuasorio. De hecho, la estimación de ingresos prevista apenas supone un 0,48 por ciento del gasto previsto por la Comunidad para este año que asciende a 17.048 millones de euros. Ahora el Ejecutivo que dirige Ignacio González tendrá que buscar fórmulas alternativas para equilibrar sus cuentas con la vista puesta en un objetivo, el del déficit, que está marcado en un 2,2 por ciento. No obstante, según ha anunciado el Gobierno regional, Madrid cumplirá holgadamente el objetivo de déficit de 2012, por lo que la Comunidad de Madrid podría pasar este año con un cierto margen de endeudamiento. La venta de una parte importante de su patrimonio inmobiliario o la privatización del Canal de Isabel II son, entre otras, algunas de las fórmulas en las que Sol tiene puestos sus objetivos.