El futuro de Telemadrid, en el aire

Cree que no se puede considerar un servicio público si no cuenta con audiencia. Este año ha superado los 22 millones de euros en producciones.

Cree que no se puede considerar un servicio público si no cuenta con audiencia. Este año ha superado los 22 millones de euros en producciones.

La presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, planteó ayer el debate sobre la «utilidad pública» de Telemadrid, dentro de las medidas presupuestarias que el nuevo gobierno regional tiene como objetivo.

Así, en unas declaraciones realizadas a EsRadio y recogidas por Europa Press, Díaz Ayuso aseguró que va a pedir «austeridad» a la cadena autonómica porque «no es un servicio público esencial» y tiene que lograr unas cuotas de audiencia para justificar su función». «Si no tiene público, no se puede considerar un servicio», subrayó la presidenta.

Por todo ello, «ya se verá» su futuro, sin entrar a precisar si un hipotético cierre de la radiotelevisión madrileña está sobre la mesa. «Es una cuestión que no depende exclusivamente del Gobierno regional, dado que su estatus está recogido en una ley de la Asamblea de Madrid».

«Voy a exigirle a Telemadrid, como al resto de los organismos públicos que sufragan los madrileños con sus impuestos», insistió. En este sentido, remarcó que la administración regional tiene que bajar las listas de espera, mejorar la red de Metro y seguir construyendo servicios públicos. «Las prioridades son las que son», dijo Ayuso.

Precisamente, el pasado domingo, José Pablo López, director general del canal autonómico, dio a conocer la cuota de audiencia del mes de agosto: «Telemadrid cierra Agosto con un 6,6% de cuota, su mejor dato mensual desde abril de 2012», publicó en su perfil de Twitter.

Sin embargo, pese a los buenos datos, se sitúa como la octava televisión autonómica por número de espectadores, según los datos extraídos de Kantar Media por la consultora Barlovento y publicados el domingo pasado.

¿Cuál es el coste de Telemadrid? La cadena difundió este pasado julio, a través de su Portal de Transparencia, su presupuesto en lo que respecta a los gastos de contratación en producción y servicios audiovisuales. Es la primera cadena de televisión pública en distribuir estos datos.

En 2016, un total de 15 productoras y servicios audiovisuales externos trabajaron para el canal autonómico, pasando a 22 en 2017 y ascendiendo a 31 empresas en 2018. Los datos reflejan igualmente las cantidades destinadas a producción. En 2016 fueron 12,1 los millones a producción y 6,29 millones a servicios audiovisuales, sumando 18,39 millones de euros en total. En 2017, el gasto fue algo menor: 17,6 millones de euros, destinándose 11,5 millones a producción y 6,1 a servicios audiovisuales. El año pasado, la cantidad asignada a producción de programas ascendió a 17,9 millones, mientras que la dedicada a servicios fue de 4,5 millones, Así, el total fue de 22,4 millones de euros.

Vox, a favor del cierre

El debate sobre la financiación de Telemadrid ya surgió durante la campaña electoral. Concretamente, la presidenta de Vox en la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, declaró que «no puede ser que nos cueste a todos los madrileños 80 millones que no tenemos y que queremos dedicar a la sanidad pública, a la educación pública». Desde Vox se afirmaba que cerraría la cadena en cuanto tuviesen oportunidad, al considerar que no supone un ejemplo de «gestión eficaz».

Esta posición ante las cadenas de televisión autonómicas también fue esgrimida durante la campaña electoral de las elecciones andaluzas, en la que Vox anunció que clausuraría la cadena pública Canal Sur, aunque finalmente renunció tras las negociaciones para formar gobierno junto al Partido Popular y Ciudadanos.

Nuevo Norte verá la luz a finales de año

Durante su entrevista en EsRadio, Díaz Ayuso, aseguró que el proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte «verá la luz» a finales de año, después de los problemas surgidos en su tramitación. Además, la presidenta de la comunidad anunció que expondrá en Londres los atractivos de la región para las empresas que puedan desplazarse por el Brexit.