Los niños no llevaban cinturón

Los menores no iban asegurados a pesar de que el vehículo, de 2006, los lleva de serie. Educación abre expediente a la empresa. El conductor, Esteban, vive en un barrio conflictivo de Humanes

Estado en que ha quedó el autobús escolar que ayer volcó en la carretera M-506.
Estado en que ha quedó el autobús escolar que ayer volcó en la carretera M-506.

Los menores no iban asegurados a pesar de que el vehículo, de 2006, los lleva de serie. Educación abre expediente a la empresa. El conductor, Esteban, vive en un barrio conflictivo de Humanes

Son niños de 12, 13 y 14 años y no se les pueden pedir muchas responsabilidades. Así pensaban ayer la mayoría de los padres de los 44 niños que iban a bordo del autobús escolar que volcó el miércoles en una rotonda de la M-506 de Fuenlabrada dejando a 21 niños heridos leves y que no llevaban puesto el cinturón de seguridad, según se ha desprendido de la investigación realizada por la Guardia Civil y bajo la instrucción del Juzgado de Instrucción número 6 de la localidad. El vehículo, de 2006, sí los lleva incorporados y los progenitores de los menores aseguraron ayer que hubieran esperado un control mayor en este sentido por parte de la empresa, Flocarbus, que tras emitir el comunicado lamentando lo ocurrido, se ha desmarcado de cualquier responsabilidad. Parece que pretenden que cualquier tipo de culpa recaiga sobre el conductor del autobús siniestrado, que esa misma tarde fue puesto en libertad por el juzgado de guardia.

Se trata de Esteban G., un joven de 34 años residente en un barrio conflictivo de la vecina localidad de Humanes. Apenas llevaba 15 días en la empresa, según confirmaron fuentes de la investigación a este diario y tras el accidente fue sometido a los test de alcoholemia y estupefacientes. Al primero dio negativo y al segundo positivo en cocaína. Además, las mismas fuentes destacaron que el joven presentaba claros síntomas de haber consumido. Sin embargo, según adelantó ayer este diario, Esteban reconoció haber consumido cinco días atrás (el viernes), un extremo que confirmó ayer su propia madre. En cualquier caso, el joven desvinculó este hecho del accidente y se están analizando los amortiguadores y la dirección del vehículo, ya que el joven asegura que se le bloqueó. Entonces sería responsabilidad de la empresa aunque a él le imputarían el delito contra la seguridad vial por conducir drogado.

En este sentido, al Comunidad de Madrid abrió ayer un expediente para verificar que la empresa concesionaria de la ruta escolar ha cumplido con todas las condiciones que exige la Consejería de Educación. Según las conclusiones de este expediente, que permite a la compañía presentar alegaciones, se determinarán las posibles responsabilidades por el accidente.