Los diputados del PP investigados por corrupción dimitirán

Cifuentes obliga a su lista a firmar un código ético que les impide recibir regalos que puedan influir en sus decisiones

En el último barómetro del CIS, publicado hace dos semanas, la preocupación de los españoles por el paro y la corrupción volvía a subir. Con las cifras del paro mejorando cada mes, en todos los partidos buscan mecanismos para detectar la corrupción en sus filas y estrategias para convencer a sus electores de que practicarán la «tolerancia cero» con los que se aporvechen de su cargo para delinquir.

En la pasada legislatura fue sonado el caso de tres diputados del PP que, pese a que Esperanza Aguirre les pidió su acta de parlamentarios cuando fueron imputados en el «caso Gürtel» y expulsados del PP, se negaron a entregarla (el acta es personal, no de partido) y se quedaron como diputados no adscritos; por ello, con el objetivo de que esto no se repita, la propia Aguirre ha propuesto varias medidas, como la aceleración de las causas y sus condenas como elemento disuasorio, aumentar la transparencia del trabajo y las cuentas de las administraciones, los políticos y los partidos, entre otras. Por su parte, la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, desgranó ayer los diez puntos del código ético que obligará a firmar a los miembros de su candidatura con cuya rúbrica se comprometen a entregar su acta si lo incumplen. El código, según Cifuentes, «responde a los criterios de transparencia e integridad que debe caracterizar a los diputados del PP en la Comunidad». Y su objetivo es que «la actividad de los diputados responda a criterios no sólo legales, sino también éticos, tanto en el momento de incorporarse a las listas, como durante todo su mandato si resultan elegidos por los ciudadanos».

Sobre el debate existente sobre si deben o no dimitir todos los imputados, Cifuentes rebaja el límite a «investigados» y apunta que deberán hacerlo no sólo los señalados por corrupción, también «por delitos que por su gravedad causen una especial alarma social, en cualquier orden jurisdiccional».

El código también contempla conductas que obligarán a los suyos a dimitir como ser condenados por delito con anterioridad a la proclamación como candidato; pertenecer a organizaciones relacionadas con fraude fiscal; dar, ofrecer, aceptar o solicitar regalos o favores que «puedan influir» en sus decisiones; es decir, Cifuentes se adelanta al delito de «cohecho», ya que no permitirá que ningúnparlamentario reciba un presente que «pueda influir» en su actividad en la Asamblea. Asimismo, será censurado aprovecharse de la condición de diputado para facilitar oportunidades de negocio, o valerse de su posición para obtener cualquier ventaja.

El código ético del PP de Madrid

1. Ser imputado o investigado formalmente por delito de corrupción o por delitos graves.

2. Haber sido condenado por delito anteriormente.

3. Pertenecer a organización o sociedad, relacionada con el fraude económico o cualquier delito contra la Administración.

4. Dar, ofrecer, aceptar o solicitar de forma directa o indirecta, regalos, pagos o favores en el desarrollo de sus funciones como diputado que puedan influir en decisiones que faciliten negocios.

5. Aprovecharse de su condición de diputado para forzar o facilitarse oportunidades de negocio.

6. Realizar un uso indebido de los caudales públicos.

7. No informar de relaciones laborales privados.

8. Violar el régimen de incompatibilidades.

9. Favorecer directa o indirectamente a algún familiar, amigo o conocido.

10. Incurrir en una falta grave de ejemplaridad respecto de la ciudadanía en el ejercicio de sus obligaciones.