El Gobierno prepara un impuesto especial que subirá el precio del diésel

El carburante pagará “los platos rotos” de los errores de cálculo de recaudación por otros impuestos especiales hechos por el ministerio de Hacienda

ERIC GAILLARD

El ministerio de Hacienda estudia establecer un nuevo impuesto que gravará el precio del gasóleo de automoción. Fuentes del sector del motor estiman que el incremento impositivo sobre el precio del litro de este combustible podría elevarse en un 26%, según los primeros borradores que han preparado los técnicos del departamento que dirige María Jesús Montero. Los cálculos reflejan que llenar el depósito de un vehículo diésel podría ser unos cuatro euros más caro.

Al parecer, en Hacienda están muy preocupados por el desfase que se ha producido entre los ingresos estimados y los reales en una serie de impuestos medioambientales por cuyo concepto se habían presupuestado más de mil trescientos millones de euros. Pero en la realidad, los ingresos que se han producido en las arcas del Estado apenas han superado los trescientos millones. Es decir, hay un agujero de más de mil millones de euros.

Es esta la cantidad que en Hacienda pretenden recaudar con la nueva tasa sobre el diésel, con el apoyo del Ministerio de Transición Ecológica, que dirige la Vicepresidente Teresa Ribera. Pero el sector del transporte de mercancías por carretera ya ha advertido que un incremento en el combustible de los camiones repercutirá inmediatamente en el precio final de las mercancías, lo que supondrá un incremento del IPC nacional.