¿Qué hay de lo mío?

Los agricultores y ganaderos que se benefician de las ayudas de la PAC quieren conocer cuanto antes el dinero que llegará a sus bolsillos durante el periodo 2014-20, aunque, por el retraso acumulado, el nuevo régimen de apoyo no comenzará a aplicarse hasta el año 2015. Es lógico que aguarden expectantes esos datos. Sin embargo, tienen que armarse de paciencia, porque todavía deberán esperar el tiempo de un embarazo, unos nueve meses aproximadamente, para saber lo que recibirán. Se han dado varios pasos importantes en los últimos meses y se han despejado algunas incógnitas, pero todavía falta mucho camino que recorrer. Mientras tanto, conviene no perder de vista un hecho que está pasando más desapercibido de lo que debiera: en el actual proceso negociador se decide no sólo la cantidad de dinero, sino los instrumentos por los que llegará la «pasta», que serán diferentes a los actuales.

Ahora mismo la mayor parte de los fondos se concentran en el pago único por explotación. Sin embargo, a partir de 2014-15 todo cambiará y habrá una redistribución de fondos entre los beneficiarios, aunque en España se pretende minimizar los efectos de este nuevo reparto.

De los 5.000 millones de euros que llegan a nuestro país, y que se continuarán recibiendo para ayudas directas, poco más de 2.500 (la cifra final dependerá de la negociación) se percibirán a través del pago de base, que beneficiará a todos. El resto se repartirá entre los que cumplan con el reverdecimiento, los que se vean beneficiados por las ayudas acopladas, para las explotaciones en zonas desfavorecidas y para los agricultores y ganaderos jóvenes. Resumen: habrá nuevo reparto y el qué hay de lo mío debe esperar.