Que impere la verdad

La Razón
La RazónLa Razón

El Gobierno valenciano debe tener cuidado en que la injusticia del sistema de financiación con nuestra Comunitat se pudiera volver en contra si se empeña en confundir la realidad y lo que no lo es. Cuando digo el Gobierno valenciano, me refiero a la cruzada librada por el flamante conseller de Hacienda, Vicent Soler, mezclando la verdad con la ficción.

En mi opinión, debería dedicar todo su esfuerzo respecto a este problema, en reclamar un nuevo reparto y en denunciar que recibimos cientos de euros menos por habitante que otras autonomías. Como en eso tiene toda la razón y el apoyo de todos los valencianos de bien, la verdad terminará imponiéndose. Aparte de que la verdad nos hace libres, con ella vas a cualquier parte, con la cara alta y sin miedo a quedar en evidencia como le dejó la semana pasada el secretario de Estado, el ínclito Antonio Beteta.

Soler sabe que denunciar al Ministerio de no enviar el dinero comprometido del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), no es cierto, porque si fuera así no podría hacer frentes al pago a proveedores y demás facturas que se abonan a través de este mecanismo, 55 millones de euros mensuales. Como tampoco lo es que exista una promesa formal de enviar 1.400 millones más, sino que el Gobierno central fijará la cantidad cuando se sepa el sobrante de este capítulo. Incluso podrían ser más. ¡Ojalá!.

Insisto, lo importante es hurgar en que el Gobierno ya ha reconocido nuestra injusta financiación. Mordida, no dejar la presa.

Sé que estamos casi en plena campaña electoral, pero no debe valer todo. Así es al vida.