Publicidad
Publicidad
Actualidad

Los separatistas no se soportan

JxCAT bloqueó ayer el Parlament, puede que hasta septiembre, por su negativa a que se suspendiera la condición de diputado de Puigdemont en aplicación del fallo del Supremo tras los procesamientos por rebelión. Ni un pero a que el resto de parlamentarios implicados fueran sustituidos. ERC no aceptó que Puigdemont se quedara al margen y forzó que corriera la misma suerte que el resto. La hostilidad entre los separatistas nunca puede ser una mala noticia. Los retrata ante la sociedad.

Publicidad