El Consell pide a los trabajadores que depongan su actitud

La Razón
La RazónLa Razón

El Gobierno valenciano ha conminado hoy a los trabajadores de Radiotelevisión Valenciana a que depongan su actitud pues podrían estar incurriendo en la comisión de un delito tipificado en el Código Penal.

Los trabajadores mantienen una programación ininterrumpida desde medianoche, cuando impidieron el acceso de la Policía para proceder al cierre de las emisiones, para protestar por la decisión del Consell de cerrar RTVV.

Según han señalado a EFE fuentes de la Generalitat, el artículo 203 contempla que será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año y multa de seis a diez meses "el que entrare contra la voluntad de su titular en el domicilio de una persona jurídica pública o privada, despacho profesional u oficina, o en establecimiento mercantil o local abierto al público fuera de las horas de apertura".

Asimismo, será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años "el que con violencia o intimidación entrare o se mantuviere contra la voluntad de su titular en el domicilio de una persona jurídica pública o privada, despacho profesional u oficina, o en establecimiento, mercantil o local abierto al público".

Las mismas fuentes recuerdan que la ley 4/2013 de la Generalitat de Supresión de la prestación de los servicios de radiodifusión y televisión de ámbito autonómico "ordena la supresión de la prestación de los servicios de radiodifusión y televisión".

Como consecuencia de lo anterior, el Consell acordó ayer "el cese de las emisiones de los servicios de radiodifusión y televisión de ámbito autonómico de titularidad de la Generalitat prestados por la empresa Radiotelevisión Valenciana SAU por cualquier medio o canal de difusión".

El cese de las emisiones se haría efectivo a partir del día de la publicación del presente acuerdo en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana.