Sociedad

Las prisiones españolas se enfrentan a la quinta ola de la Covid-19 con más de 300 positivos

El número de contagios ha aumentado considerablemente en los últimos 10 días a pesar de que la mayoría de los internos están vacunados, denuncian desde ACAIP-UGT

Vista de la prisión de Fontcalent, en Alicante
Vista de la prisión de Fontcalent, en Alicante

El número de contagios en los centros penitenciarios dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha aumentado considerablemente en los últimos 10 días a pesar de que la mayoría de los internos están vacunados.

Hay, al menos, cinco brotes activos, en Botafuegos (Cádiz) con más de 80 casos, Picassent (Valencia) que supera los 90, Zaballa (Álava) con 15, Alcalá (Madrid) con 22 y Fontcalent (Alicante), con más 125 casos activos.

“El cribado de los distintos casos está siendo complicado debido al déficit de personal médico que hay en las prisiones que llega en algunos casos al 75%. Esto provoca que no se puedan hacer todas las pruebas necesarias, por lo que, unido al espacio cerrado en el conviven gran número de personas, la posibilidad de contagio es muy alta”, denuncian desde ACAIP-UGT.

Por ello, desde el sindicato solicitan que se haga “un cribado riguroso de los casos positivos, y que se mantengan las cuarentenas de los internos procedentes del exterior, aunque tengan completada la pauta de vacunación. Es evidente que esto no exime de contraer la enfermedad. La mayoría de los internos y trabajadores están vacunados, aun así, la incidencia es notable”.

Desde ACAIP-UGT recuerdan que en “el caso de Alicante se registraron 121 positivos en un bloque residencial de poco más de 200 internos, por lo que más del 50% se han contagiado”.

Además, reclaman que “desde Instituciones Penitenciarias se gestione la realización de pruebas a los trabajadores y se refuercen los módulos con casos positivos y confinados”.

“El fin de semana -prosiguen- siempre es un momento complicado para aquellos internos que ven suspendidas las comunicaciones por los brotes activos, y el calor de estas fechas también es fuente de conflicto cuando apenas pueden salir de sus celdas para evitar contactos. El sábado pasado ya se vivió un momento muy tenso en la prisión alicantina, cuando los internos, después de más de 10 días confinados en celdas, protagonizaron un altercado”.