Israel confirma que una tercera dosis de la vacuna reduce el riesgo de infección

Una dosis de refuerzo para los mayores de 60 años ofreció de cinco a seis veces más protección contra la covid-19 grave después de 10 días

Varias dosis de la vacuna de Pfizer en el dispositivo puesto en marcha para vacunar contra el coronavirus, en las instalaciones del Hospital General Universitario Gregorio Marañón
Varias dosis de la vacuna de Pfizer en el dispositivo puesto en marcha para vacunar contra el coronavirus, en las instalaciones del Hospital General Universitario Gregorio MarañónIsabel Infantes Europa Press

Una tercera dosis de la vacuna contra la covid-19 de Pfizer ha mejorado significativamente la protección contra infecciones y enfermedades graves entre las personas mayores de 60 años en Israel en comparación con las que recibieron dos pinchazos, según ha informado el Ministerio de Salud israelí. Los datos fueron presentados en una reunión de expertos el jueves y subidos a su web este domingo, aunque no se dieron a conocer todos los detalles del estudio.

Los hallazgos coinciden con las estadísticas presentadas la semana pasada por el proveedor de atención médica Maccabi de Israel, una de las varias organizaciones que administran inyecciones de refuerzo para tratar de frenar la variante Delta del coronavirus. Según el Instituto Gertner y el Instituto KI de Israel, para las personas de 60 años o más, la protección contra la infección proporcionada 10 días después de la tercera dosis fue cuatro veces mayor que después de dos dosis.

Un tercer pinchazo para personas mayores de 60 años ofreció de cinco a seis veces más protección después de 10 días con respecto a enfermedades graves y hospitalización. Ese grupo de edad es particularmente vulnerable a la covid-19 y en Israel fue el primero en ser inoculado cuando comenzó la campaña de vacunación a fines de diciembre.

Israel comenzó a administrar terceras dosis a personas mayores de 60 años el 30 de julio. El pasado jueves redujo la edad para un refuerzo a 40 e incluyó a mujeres embarazadas, maestros y trabajadores de la salud menores de esa edad. Las terceras dosis se administran solo a quienes recibieron su segunda inyección hace al menos cinco meses.

Este lunes se sabrá si la Agencia Europea del Medicamento da el visto bueno a una tercera dosis de la vacuna anticovid. Una vez que se pronuncie la EMA, España podría decidir sobre aplicar esa dosis de refuerzo, algo que algunos países ya han dado luz verde. Sanidad recuerda que este es el procedimiento que se ha seguido desde el principio con todo lo relacionado con la vacunación: esperar a la EMA y a la evidencia disponible para fijar un criterio. De momento, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha encargado a la ponencia de vacunas que reúna las evidencias científicas que existen en torno a la tercera dosis de la vacuna anticovid.

Algunos países han optado por adelantarse. Por ejemplo, Bélgica ya ha anunciado que administrará un tercer pinchazo para los pacientes inmunodeprimidos, y Austria empezará a hacerlo en octubre. Francia y Alemania también han anunciado campañas de refuerzo para los mayores de 60 años. También en Estados Unidos se puede aplicar a personas inmunodeprimidas. La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de ese país autorizó la dosis de refuerzo de Pfizer y Moderna para este colectivo, puesto que no han respondido como la población general a las vacunas, lo que se calcula supone un 3 % de la población del país. No obstante, EE UU planea abrirlo a toda la población.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) rechaza la posibilidad de administrar una dosis de refuerzo contra el coronavirus antes de que todo el mundo este vacunado. Por ese motivo, ha pedido que se ponga en marcha una moratoria sobre las vacunas contra la covid al menos hasta el mes de septiembre para así intentar alcanzar el 10% de la población inmunizada en todos los países del mundo. El organismo se ha apoyado además en la evidencia científica para apelar a la solidaridad de los países argumentando que la tercera dosis no es necesaria.

La OMS recordó además que, cuanta más gente permanezca sin vacunar, mayores serán las posibilidades de que el covid mute hacia cepas más infecciosas que puedan escapar a la eficacia de las vacunas.