El vídeo de un ternero mutante con cara de humano causa furor en internet

El animal sufría una malformación genética que impidió que desarrollara los huesos del cráneo, hocico y mandíbula

Imagen del ternero

Un ternero con una extraña malformación genética nació en la localidad argentina de Villa Ana y el vídeo corrió como la pólvora por las redes sociales, donde aterrorizó a más de un internauta.

Un ternero con una extraña malformación genética nació en la localidad argentina de Villa Ana y el vídeo corrió como la pólvora por las redes sociales, donde aterrorizó a más de un internauta. El animal, debido a una mutación genética tenía la cara desfigurada y carecía de morro, lo que le daba un aspecto humano y siniestro. El nacimiento fue grabado por el cuidador de la finca, describiendo cómo los huesos de su cráneo, hocico y mandíbula no se había desarrollado del todo. El ternero murió tres horas después de haber nacido y no llegó a ser amamantado por su madre.

El genetista Nicolás Magnano, indicó al diario "Clarín"que "puede ser una mutación genética, es decir un cambio en la secuencia de un nucleótido o en la organización del ADN de un ser vivo, que produce una variación en las características de este y que no necesariamente se transmite a la descendencia”, indicó. Magnano quiso salir al paso de los mitos relacionados con este tipo de mutaciones y negó tajantemente que esta malformación haya sido consecuencia de un caso de zoofilia: “Es imposible que ese tipo de relaciones engendre vida entre un humano y un animal. La vaca tiene un número distinto de cromosomas que el ser humano, por lo cual ese cruzamiento generaría una célula inviable”. También descartó que haya sido fruto de un cruce entre una vaca y otro animal de la granja: “La idea de que si dos animales se juntan puede salir una cría con la mitad de cada uno es más bien una idea de ciencia ficción que otra cosa, hay cruces posibles y el más conocido es aquel que se dio entre una yegua y un burro. Pero en ese caso se trata de un desequilibrio cromosómico”.

Este caso se da pocas semanas después de que naciera un ternero con dos cabezas en una ciudad cercana a Buenos Aires. El animal no pudo sobrevivir más de 13 horas.