¿Eutanasia como suicidio?

En los países donde se ha legalizado, como Holanda, ya representa un 5% de las muertes. En Bélgica, cerca del 2%

Mayor Oreja, ayer, durante la jornada «Cuidados paliativos vs eutanasia»
Mayor Oreja, ayer, durante la jornada «Cuidados paliativos vs eutanasia»

En los países donde se ha legalizado, como Holanda, ya representa un 5% de las muertes. En Bélgica, cerca del 2%.

España no tiene hoy en su agenda una ley de eutanasia. Tras el rechazo a la iniciativa de Unidos Podemos, y a la espera de lo que proponga el PSOE, sí está sobre la mesa una propuesta de Ciudadanos para «garantizar la dignidad de los pacientes ante el proceso final de su vida», ahora mismo en estudio con 164 enmiendas. Sin embargo, sí contamos con la experiencia de países de nuestro entorno donde esta práctica es legal: Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. El seminario «Cuidados paliativos y sociales vs eutanasia», organizado por la Federación Europea One of Us, Political Network for Values, Fundación Valores y Sociedad, Asociación Familia y Dignidad Humana y Fundación Jerôme Lejeune, reunió ayer en el Congreso de los Diputados a expertos de estos y otros países para responder a una pregunta: ¿están haciendo los Gobiernos lo suficiente a la hora de desarrollar políticas de apoyo a la vida?

Holanda fue pionero al aprobar una ley de eutanasia en 2002. «Después la amplió también para niños menores de 12 años», explicó ayer Henk Reitsema, administrador de L’Abri International, coalición por la prevención de la eutanasia. «Representa ya el 5% de las muertes en el país», apuntó. Y no solo de enfermos terminales: «Cada vez vemos más enfermos psiquiátricos que eligen esta opción». En su opinión, «tenemos que redefinir el significado de la palabra ‘‘compasión’’. Para mí, es compartir, comprender y oír llorar a los demás».

Bélgica ha seguido sus pasos. «En los últimos 16 años hay registrados 12.000 casos», aseguró Carine Brochier, miembro del Instituto Europeo de Bioética. Y esos son los que se conocen, «porque las clínicas no están informando del 50% de los casos». Así, estima que «un 1,8% de los fallecimientos» ya se deben a estas intervenciones. Como ocurre en Holanda, la mayoría de peticiones (67,7%) son de enfermos terminales de cáncer. Sin embargo, se está produciendo un aumento de eutanasias en pacientes con pluripatología: sufrir tres enfermedades o más. «Diabetes, insuficiencia renal, bronquitis crónica...», describe Brochier. Y es que, como ocurre en estas leyes, hay un debate terminológico: «¿Qué quiere decir un ‘‘sufrimiento insoportable’’? Incluso el Comité de Control de la Eutanasia reconoce que es algo subjetivo», afirmó la experta. Frente a esta tendencia, Jacinto Bátiz, secretario de la Comisión Deontológica de la Organización Médica Colegial, afirmó que legislar en cuidados paliativos puede «aliviar el sufrimiento de la persona sin tener que eliminarla».

El encuentro, que contó con la participación de Carlos Salvador, diputado de UPN; Luis Peral, secretario de Familia y Dignidad Humana; Lourdes Méndez Monasterio, presidenta de la Asociación Familia y Dignidad Humana, y José Miguel Serrano, catedrático en Filosofía del Derecho, fue abierto por Jaime Mayor Oreja, presidente de la Fundación Valores y Sociedad. «Frente a quienes quieren esconder estos asuntos a la opinión pública, estamos más convencidos que nunca de que hace falta que estos debates estén en el centro de nuestros intereses», afirmó Mayor Oreja.