Familiares y amigos despiden al espeleólogo Gustavo Virués en Chiclana

Numerosos ciudadanos, familiares y amigos han acudido este viernes a despedir en Chiclana de la Frontera (Cádiz) a Gustavo Virués, uno de los dos espeleólogos andaluces fallecidos en el Atlas marroquí. El funeral se ha oficiado en la Iglesia Mayor de San Juan Bautista de la localidad que le vio nacer. El único superviviente del accidente que se produjo el pasado 29 de marzo a una profundidad aproximada de 300 metros en el Cañón del Wandrass, Juan Bolívar, ha acudido junto a su padre, también compañero de expedición, a dar el último adiós a Virués, de 41 años de edad y abogado de profesión.

Una nutrida representación de autoridades ha acudido para honrar su memoria y apoyar a la familia en estos momentos difíciles. Entre ellos, el vicepresidente de la Junta de Andalucía en funciones, Manuel Jiménez Barrios; el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, o el alcalde chiclanero, Ernesto Marín, entre otros.

El coche fúnebre ha llegado pasadas las seis de la tarde, momento en el que la autoridad eclesiástica ha abierto las puertas del templo para recibir el féretro, que familiares y amigos han introducido a hombros en la iglesia seguidos de los padres del fallecido y su viuda.

La ceremonia ha concluido con aplausos sobre las 19,15 horas, cuando familiares y amigos han vuelto a portar a hombros el féretro, cubierto con la bandera de Chiclana, para introducirlo en el coche fúnebre. Junto a él, han guardado unos instantes de silencio. Según informó la familia, sus restos serán incinerados.

Gustavo Virués y su compañero fallecido, José Antonio Martínez, se integraron en los años 90 en el Grupo Espeleológico Ilíberis, siendo aún estudiantes de la Universidad de Granada. Desde entonces, viajaron con su afición a lugares como Canadá, Estados Unidos, los Andes, los Alpes y, por último, al Atlas marroquí.

En las últimas fechas, quienes fueran sus compañeros de afición han destacado de Virués su amor por la montaña y por la naturaleza, así como que siempre lideraba las expediciones y que nunca dejaba a nadie atrás.