¿Y después, qué? Los joggings

La RazónLa Razón

Siempre que una tendencia se consolida surge una pregunta: «Y después, ¿qué?». Es la ley que impulsa a la moda y que hace que esta innove y busque nuevos caminos, nuevas formas de sorprendernos. Los legging hace tiempo que nos acompañan en nuestro armario. Tanto que ya lo vemos como algo natural, una opción que siempre queda bien con camiseta oversize y que nos da un toque chic, ya sea con tacones, zapato plano o zapatillas. Pero las pasarelas y las influencers ya pisan otro terreno: ya se nos han vuelto a escapar renegando de lo que hasta hace nada era un básico. Así aparecen en nuestra vida los joggings. Si aceptamos las mallas de yoga, por qué decir que no al pantalón de deporte. Más o menos ceñido, lo que hasta hace poco era una prenda para correr ya se ha consolidado como el nuevo rey del street style y falta nada para que llegue a la calle. Hasta la mismísima Reina lució unos track-pants (una de sus variantes) que firmaba Hugo Boss en una recepción e, incluso, su diseñador de cabecera, Felipe Varela, también ha jugado con sus bocetos con algunos modelos de inspiración deportiva. Así que nadie se extrañe si una amiga suya aparece con los noventeros pantalones de corchetes de Adidas y tacón a una cena: Kim Kardashian ya lo ha hecho y ella suele marcar estilo (otra cosa es que lo tenga). Eso sí, no nos libramos de la pregunta: «Y después, ¿qué?».