¿Están seguros sus hijos en internet?

El 90% de los menores de 15 años son usuarios de las redes sociales. Es imposible controlar todo lo que hacen en internet, pero hay numerosas aplicaciones que facilitan respuestas ante potenciales amenazas

El 90% de los menores de 15 años son usuarios de las redes sociales
El 90% de los menores de 15 años son usuarios de las redes sociales

El 90% de los menores de 15 años son usuarios de las redes sociales. Es imposible controlar todo lo que hacen en internet, pero hay numerosas aplicaciones que facilitan respuestas ante potenciales amenazas

Comienzan las vacaciones y, sin el horario escolar, las horas conectados a internet aumentan. Los adolescentes saben usar internet pero ¿son conscientes de que también la tecnología sirve para usarlos a ellos?

Dos recientes casos reflejan cuán determinantes pueden ser las redes sociales y cuánto desconocimiento hay por parte de los menores y también de los padres. Por un lado, el presunto pederasta de Valencia (que producía, almacenaba y distribuía archivos de sexo explícito con menores), que mantenía un canal de YouTube y daba charlas educativas en colegios (más de 70 en los últimos dos años). Y, por otro, el de la menor que acusa al productor Ignacio Allende Fernández, «Torbe», de abusos sexuales aprovechándose de unas fotos que tenía de ella.

De acuerdo con un estudio realizado por LetterBox, una red social, más de cinco millones de usuarios de Facebook tienen menos de 10 años. Teniendo en cuenta que en España la Ley Orgánica 1/1982 sobre Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen establece que no se permite recabar datos de menores de 14 años sin el consentimiento de los padres o tutores, la cifra es llamativa. Es cierto que la cuenta pudo haber sido creada con la autorización de los padres, pero aun así, éstos no vigilan lo que hacen sus hijos. Y las estadísticas de LetterBox muestran que un 20% admite haber subido fotos de sí mismos con contenido sexual y un 10% que ha compartido imágenes de otros. Estos datos se confirman con un estudio realizado por la Universidad de Los Ángeles California (UCLA) que señala que la mitad de los menores de entre 9 y 15 años usan las redes aunque saben que, por edad, no podrían hacerlo. Y para ya bordar el dato, un análisis de Common Sense Media afirma que entre los 9 y los 12 años, los niños pasan seis horas diarias consultando las redes. Claro que esos son datos de EE UU y aquí no es igual, pensarán muchos. Pues no es así. La encuesta del INE sobre el equipamiento y uso de las TIC en los hogares de 2015 nos dice que con menos de 10 años los niños ya comienzan a usar internet y que entre los 10 y 15 años su uso se hace prácticamente universal. Según el INE, 9 de cada 10 menores de 14 años tiene móvil, lo que facilita la ausencia de control parental. De hecho, más del 90% de los menores de 15 años son usuarios de redes sociales.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) está al tanto de esto y ha establecido entre sus objetivos impulsar la educación de los menores en los entornos digitales, recurriendo tanto a ellos como a padres y profesores. Una de las iniciativas puesta en marcha es la apertura de nuevas vías de contacto con los más de 8 millones de alumnos escolarizados, ya que considera que la comunicación con estos colectivos es un elemento imprescindible para solucionar las cuestiones que puedan surgirles en relación con la privacidad y la protección de datos. El lanzamiento de la nueva web «Tú decides en internet», se enmarca en un proyecto global de la AEPD que sitúa la información, la prevención y la concienciación como elementos esenciales para proteger de forma eficaz a los menores, sobre todo teniendo en cuenta que casi el 40% de los ciudadanos considera que el riesgo más habitual al que están expuestos es la difusión de fotos y vídeos comprometidos.

- ¿Por qué lo hacen?

En este apartado se podría hablar de neurociencias y mencionar que partes de sus cerebros aún no están preparados para procesar los riesgos y amenazas. Cosa que, si bien puede ser cierta, es menos determinante. La verdadera y desafortunada respuesta es, según la citada encuesta de la UCLA, que quieren ser famosos. Los actuales modelos a imitar por los más jóvenes son personas que se han hecho conocidas no por crear algo nuevo, por destacar en una disciplina científica, deportiva o artística, sino por tener mayor número de seguidores, como mesías virtuales pero en los que no destaca su mensaje, sino su eco, cuántas veces se repite. La tecnología es un medio imprescindible para conseguir esta difusión, pero no es lo que determina la calidad del mensaje.

- ¿Qué hacer?

Es imposible controlar todo lo que hacen nuestros hijos con su móvil. Y menos en vacaciones. Lo ideal es que aprendan ellos mismos, con la colaboración de la familia y la escuela, los peligros a los que se enfrentan. Convertirlos en aliados. La AEPD, por ejemplo, ha comenzado una colaboración con el canal infantil Clan, de RTVE para una campaña de educación digital que promueve el valor de la privacidad. Otra opción es recurrir al kit «ProtegITs», desarrollado por el grupo S2 y puesto en marcha hace poco por la Comunidad Valenciana, que está formado por un complemento para navegadores y una aplicación que ayudan a prevenir, detectar y facilitar la respuesta frente a potenciales amenazas.

También resulta interesante y efectiva la red española Tagloo. Nacida como una alternativa a Facebook Moments, es una mezcla entre WhatsApp y Snapchat: permite crear grupos cerrados para compartir fotos, pero nadie las puede hallar. Y nadie que busque nuestro nombre las podrá encontrar. Tiene la ventaja de que las imágenes no ocupan lugar en el móvil y se dispone de más memoria y, al mismo tiempo, privacidad. Por último, sería deseable que la educación incluyera un espacio en el que se pusieran de manifiesto los riesgos de la TIC y sus buenas prácticas.