Seo/Birdlife denuncia la facilidad para adquirir sustancias ilegales para envenenar fauna

Cualquier persona puede comprar por internet las sustancias tóxicas ilegales que causan la mayoría de los casos de envenenamiento de fauna en España, ha desvelado un estudio de la organización SEO/Birdlife.

"Hemos podido comprar sin problemas por internet aldicarb, carbofurano y estricnina, tres sustancias con un potencial letal altísimo prohibidas desde hace más de cinco años", ha explicado a EFEverde David de la Bodega, el autor del estudio.

Los insecticidas carbofurano y aldicarb son las sustancias tóxicas más utilizadas en territorio nacional para la elaboración de cebos envenenados, pues aparecen en el 50 y en el 22 %, respectivamente, de los episodios de envenenamiento analizados entre 2005 y 2010.

Una dosis de 100 miligramos de aldicarb (0,1 gramos) puede matar a 3 personas o 222 milanos y esa misma dosis de carbofurano puede matar a una persona y 19 milanos.

El veneno se coloca en cebos con la intención de matar animales -como lobos o zorros- considerados "dañinos"para actividades como la ganadería o la caza, una práctica de caza no selectiva, ilegal desde 1983 y penada con hasta dos años de cárcel.

La investigación de SEO/Birdlife, elaborada en el marco del programa Life+ contra el veneno, ha detectado más de 70 sustancias empleadas para la elaboración de cebos envenenados, y denuncia que "los controles establecidos no impiden su uso ilegal".

"Algunas están prohibidas, pero siguen almacenadas en granjas o cooperativas y disponibles para cualquiera, porque no hay ningún plan para retirarlas", ha asegurado De la Bodega.

Para el investigador, "lo grave es que todavía están en el campo, son un peligro para la salud pública y la fauna".

El veneno causa graves daños sobre las especies protegidas: según SEO/Birdlife, en los últimos cinco años se han hallado envenenados cerca de 200 milanos reales -que en 2011 pasó a la categoría de "en peligro de extinción- aunque creen que el número real podría rondar los 7.000 ejemplares.

No todos los productos utilizados para elaborar cebos envenenados son ilegales, pues muchos de ellos están regulados para el combate de plagas en la agricultura.

De la Bodega ha explicado que "hasta ahora ha sido muy fácil acceder a estas sustancias", pero a finales de 2012 se ha publicado una nueva normativa que impone mayores trabas, como la prohibición de su venta fuera de establecimientos autorizados.

Según datos de SEO/Birdlife, en España se han dictado más de 40 sentencias condenatorias por utilización ilegal de cebos envenenados.