Estos son los siete teatros más bonitos del mundo

Repasamos los lugares más icónicos donde han hecho historia

Repasamos los lugares más icónicos donde han hecho historia

Hoy, 27 de marzo, se celebra el Día Mundial del Teatro. Una de las principales características de una sociedad es su cultura. Siempre ha levantado admiración. No importa el dónde ni el cuándo. Pavarotti tuvo su lugar, como también “Cats” de Lloyd Webber en la avenida de Broadway o “Los Miserables” en la que se hace una representación de la obra del genio francés, Víctor Hugo. A continuación, mostramos los teatros más emblemáticos del mundo.

The Royal Opera, en Londres

Después de sufrir dos incendios, en 1858 se inauguró, de manera definitiva, una de las joyas teatrales a nivel mundial. Actualmente, se realizan 11 espectáculos en directo, divididos en seis ballets y cinco óperas. Destaca el Tenor Dramático, Plácido Domingo. Asimismo, existe la opción de realizar una visita guiada por 14 euros.

Ópera de París

Es un edificio del neobarroco diseñado por el arquitecto Charles Garnier. En aquella época, acudir al palacio suponía una muestra de lujo. Impresiona la escalera de mármol. Posee una capacidad cercana a los 2.000 espectadores y la posibilidad de realizar la visita guiada, si se desea, o por libre. El precio ronda los 10 euros.

La Scala, en Milán

Hablar del teatro resulta sinónimo de hacerlo de Italia. No quedan en el olvido Dante Alighieri o Maquiavelo. A pesar de haber sido inaugurado en 1778, tras la Segunda Guerra Mundial, en 1946, tuvo que ser remodelado. Toscanini le dio vida al actual palacio. En la retina actuaciones memorables como “La gioconda” de Ponchielli. La temporada se inicia el 7 de diciembre, acorde con el patrón de Milán, San Patricio. A día de hoy, ver una ópera supone gastarse desde 20 a 500 euros.

Teatro di San Carlo, en Nápoles

A 800 kilómetros al sur, se encuentra el teatro más antiguo del mundo, fundado en 1737. Contiene varios géneros pero predomina la ópera. Para el próximo mes de abril relucen “Cavalleria Rusticana de Mascagni” y una obra, de carácter internacional, “Contes d’Hoffmann” de Offenbach. El precio oscila entre 20-100 euros. Es una visita recomendada, además del Castell dell’Ovo o el Palacio Real, que realizar en la ciudad partenopea.

Ópera Estatal de Viena

Se cumplen 150 años de la creación de esta imponente joya artística. Se estrenó con “Don Juan” de Mozart. Se halla a cinco kilómetros del Danubio. En 1945, con la Segunda Guerra Mundial, los desperfectos fueron notables. Tras 10 años de reparación se reestrenó con, además, tecnología avanzada incorporada. Hay espacio para 3.000 personas. Las visitas en grupo, mínimo, deben formarse en grupos de 20 personas. Visitar el museo cuesta entre cinco y diez euros aunque si se quiere ver una función en las mejores butacas el coste varía entre 150-250 euros.

Teatro Colón, en Buenos Aires

El diseño impone. Se ubica a pocos metros del Obelisco. Se considera uno de los mejores teatros a nivel mundial tanto por la estructura arquitectónica como por el nivel acústico. El cerebro fue Francisco Tamburini. La inspiración viene de la modernidad europea. En 1908 tiene lugar el punto de partida después de ser reformado. En el interior la forma es de herradura con la posibilidad de acudir de público tanto de pie como sentado con un aforo para 7.000 personas. El tango es la joya de la corona pero la historia recorre más géneros. Algunos de los autores que han mostrado su talento allí han sido: Stravinsky (compositor), Kraus (tenor) o Anna Pavlova (danza). Resulta asumible pues más de 15 euros no hay que pagar por ver una función.

Sydney Opera House, en Sidney

Contiene más de un millón de azulejos de cerámica, de origen sueco, cuyo compuesto es arcilla y piedra triturada. El arquitecto, el danés Jorn Utzon. Diseño novedoso por bandera, consta de grandes “conchas” que lo reconocen como uno de los monumentos más famosos del mundo. 185 metros de altura y 120 metros de ancho vieron como Isabell II de Inglaterra, en su labor de Reina de Australia, lo inauguraba en 1973. Se declaró, en 2007, Patrimonio de la Humanidad. Dentro se encuentran cinco teatros, cinco salas de ensayos, cuatro restaurantes, seis bares y varias tiendas de “souvenirs”. Cabe recordar que en Nochevieja se forma un espectáculo, para dar la bienvenida al nuevo año, que se culmina con fuegos artificiales. Sin ir más lejos, la función del próximo viernes “La Bohème” vale 70-220 euros. No obstante, debido a la impresionante estructura, al menos, merece la pena pensárselo.