• 1

Orpheo, el proyecto para aprovechar el viento del mar y la energía de las olas

Un grupo de entidades instalará en 2019 la primera plataforma eólica con convertidor de olas de España.

El objetivo: absorber la energía de las aguas profundas

  • Image

Tiempo de lectura 4 min.

06 de noviembre de 2017. 15:05h

Comentada
Eva Martínez Rull 6/11/2017

Combinar la fuerza del viento en el mar con la potencia de las olas para obtener energía. Una idea prometedora y que se espera puede ver la luz en forma de un primer prototipo en el año 2019. Se trata del proyecto Orpheo (Optimización, Rentabilidad, Plataformas, Híbridas, Energía eólica, Olas), liderado por la empresa española Ingeteam, con participación de EnerOcean, la Universidad de Cádiz, la de Málaga y la Plataforma Oceánica de Canarias. El presupuesto asciende a 478.464 euros que están cofinanciados por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y fondos Feder. Según las previsiones de la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena), la capacidad instalada de eólica offshore puede alcanzar los 100 gigavatios (GW) en 2030 si la industria sigue innovando y madurando al ritmo actual. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si bien la «offshore» se ha convertido en una herramienta clave para reducir la huella de carbono, a medida que aumenta la capacidad instalada, se reduce la disponibilidad de sitios adecuados para implantar nuevos parques con cimentación fija, lo que impulsará el desarrollo de parques en aguas más profundas y requerirá el uso de tecnologías flotantes... y con ellas llega la posibilidad de aprovechar a la vez la energía de las olas.

«El mar del Norte es muy favorable a la instalación de eólica «offshore» porque sus aguas tienen poca profundidad entre 20-50 metros. El problema es que para expandir la instalación de parques «offshore» a las aguas más profundas de 50 metros las estructuras fijas ya no valen. Se necesitan plataformas flotantes y esto está todavía en fase experimental. Hay un ejemplo en la costa de Portugal de plataforma montada a escala completa. Trabajar en alta mar entraña una mayor dificultad logística», explica Pedro Luis Salazar, responsable de I+D de Ingeteam.

Las plataformas flotantes con las que se está probando actualmente son de tres tipos. La primera semisumergible, «una estructura que tiene unas columnas huecas que le dan flotabilidad al conjunto y que están amarradas al fondo. La segunda es la SPAR que sería como una boya alargada sumergida sobre la que se apoya una pieza de transición y luego la torre del aerogenerador. Es una especia de flotador anclado con cadenas al fondo. La tercera es la TLP, que también va tensada al fondo del mar para compensar las fuerzas de flotación y darle estabilidad. Estos conceptos son técnicamente viables, pero su elección y rendimiento están en función del mar y las corrientes», continúa Salazar.

Orpheo apuesta por las estructuras semisumergibles y se construirá sobre la base de otro proyecto que se está llevando a cabo en paralelo: el WIP10+, una iniciativa europea del programa DemoWind cofinanciada en España por el CDTI. Este proyecto aspira a instalar en la costa de Gran Canaria el año que viene la primera plataforma de eólica flotante de España. El prototipo, a escala 1:6, tendrá 18 metros de alto y 30 de ancho contando con las palas de los aerogeneradores. El diseño se basa en la plataforma W2Power, una patente de la empresa Pelagic Power, cuya estructura tiene forma de triángulo. En dos de sus vértices se encuentran las columnas que sostienen dos aerogeneradores, mientras el tercero alberga la electrónica de potencia necesaria para convertir, almacenar y gestionar la energía.

Estructura híbrida

Una vez comprobada la estructura en condiciones reales de viento y mar, Orpheo se centrará en modificar los algoritmos de control para incrementar la producción eléctrica (con el control se puede aumentar hasta un 20% el rendimiento). Además, se estudiará la posibilidad de incorporar convertidores de energía de las olas en los lados del triángulo. De esta forma, la plataforma no será sólo eólica, sino híbrida, eólica-undimotriz, aprovechando así la infraestructura y ahorrando costes. «La undimotriz está en un estado más experimental, aunque hay alguna planta como la de Mutriku del Ente Vasco de la Energía. De las tres plataformas flotantes con las que se trabaja en offshore para aguas profundas, la semisumergible es la que parece más adecuada para la energía undimotriz», detalla el responsable de I+D de Ingeteam.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs