• 1
Salud al alcance de todos / 20/04/2017 09:11 | .
Importancia de las vitaminas en nuestra dieta

La persona no consume suficientes nutrientes: alcohólicos, ancianos, dietas de adelgazamiento, vegetarianos estrictos o aumento de las necesidades por embarazo, lactancia, etc.

Importancia de las vitaminas en nuestra dieta

El hecho de tener una dieta equilibrada es algo que todos sabemos, pero que no todo el mundo lleva a cabo. De hecho, muchas veces en los países desarrollados hay escasez en la ingesta de determinadas proteínas, nutrientes o vitaminas, porque, aunque las calorías que se ingieren son las normales, hay carencia en el consumo de frutas, verduras y otros alimentos ricos en vitaminas. Se conocen como vitaminas a una serie de compuestos orgánicos que se encuentran en los alimentos y no pueden ser sintetizados, o lo son, en cantidades insuficientes. Una persona sana y que tenga una alimentación variada y equilibrada es poco probable que sufra una deficiencia de vitaminas. Sin embargo, éstas pueden existir o presentar un mayor riesgo si:

La persona no consume suficientes nutrientes: alcohólicos, ancianos, dietas de adelgazamiento, vegetarianos estrictos o aumento de las necesidades por embarazo, lactancia, etc.

Se toman medicamentos que interfieren con la disponibilidad de las vitaminas.

Existen una gran variedad de vitaminas, por lo que el mejor método a la hora de clasificarlas se basa en su solubilidad, es decir, en su modo de acción, en dónde se almacena en el organismo y su toxicidad. De esta manera, podemos distinguir:

Vitaminas liposolubles: A, D, E, K

Vitaminas hidrosolubles: vitaminas del grupo B (B1, B2, B6, B12, Niacina, Ácido fólico, etc.) y C

Importancia de las vitaminas en nuestra dieta

Vitaminas liposolubles

Se encuentran en los alimentos ricos en grasas. Cuando los niveles de vitaminas liposolubles son excesivos se almacenan en el hígado y en el tejido adiposo, donde pueden alcanzar niveles tóxicos.

1) Vitamina A: casi el 90% de esta vitamina se almacena en el hígado. Entre sus funciones destacables se encuentran: el mantenimiento de los tejidos corporales, el adecuado desarrollo del sistema nervioso, aumentar la resistencia a las infecciones y favorecer la buena visión nocturna, diurna y de los colores. Como consecuencia, su déficit puede provocar: ceguera nocturna y otros problemas oculares, piel y mucosas resecas por atrofia de las glándulas sudoríparas y sebáceas; además de una mayor probabilidad de sufrir infecciones.

2) Vitamina D: no es esencial en la dieta de los adultos porque se sintetiza en la piel con el sol. Sus funciones se relacionan con el desarrollo de los huesos, mientras que los síntomas del déficit son alteraciones en los huesos y, en niños, el raquitismo.

3) Vitamina K: Su función más importante es participar en la coagulación de la sangre, por lo que su carencia produce un aumento del tiempo de coagulación.

4) Vitamina E: Entre sus funciones principales está proteger las células de la oxidación y mantener la fertilidad sexual. Aunque es rara su carencia, puede ocasionar anemias y dermatitis.

Importancia de las vitaminas en nuestra dieta

Vitaminas hidrosolubles

Al ser solubles en agua se disuelven en la cocción y se eliminan fácilmente con la orina, con lo que normalmente no se producen excesos. Es raro el déficit de alguna en concreto, ya que unas afectan al metabolismo de las otras.

Vitaminas del grupo B: todas participan activamente en el metabolismo celular. Intervienen en las reacciones de producción de energía, en el mantenimiento de los tejidos y en el funcionamiento de los órganos. El ácido fólico es muy importante para la formación de ADN y su déficit en el embarazo es frecuente. Se suele relacionar a los neonatos con espina bífida, de bajo peso y prematuros. La vitamina B12 es muy crítica en el proceso de maduración de glóbulos rojos y su déficit, que se da a veces en vegetarianos estrictos, produce anemia perniciosa.

Vitamina C: se absorbe con facilidad en el intestino delgado y se distribuye a los tejidos. Es un potente reductor, ya que neutraliza activamente la producción de radicales libres. Sus funciones se relacionan con la formación de los huesos, los dientes, los glóbulos rojos, el colágeno que forma parte de la mayoría de las estructuras corporales, etc. Su déficit ocasiona el escorbuto, enfermedad que históricamente se relacionaba con la falta de consumo de verduras y frutas frescas.

destacados
TOSTADERO DE NOTICIAS
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
LOS BLOGS DE ATU SALUD
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...