martes, 06 diciembre 2016
13:39
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Fútbol

Un día sin estrés

  • El Madrid golea al Legia en un partido en el que Zidane sacó un centro del campo con Kroos, James y Asensio.

Gareth Bale celebra el primer gol del Real Madrid ante el Legia de Varsovia.
Gareth Bale celebra el primer gol del Real Madrid ante el Legia de Varsovia.
Ap

Un centro del campo con Kroos como mediocentro y Asensio y James a ambos lados es toda una declaración de intenciones. Aunque Zidane aseguró el lunes que al estar en la misma competición, no había que diferenciar entre Legia y Real Madrid, la realidad es que son dos equipos casi de planetas distintos. El campeón de la competición, el que más veces la ha ganado, frente a un rival sin ningún peso. Pero Zizou es un entrenador que no falta al respeto a nadie, así que son sus acciones más que sus palabras las que nos descubren lo que piensa: desde la alineación dejó claro que no le asustaba el rival y que sabía que su equipo iba a tener el balón la mayor parte del tiempo, porque es casi imposible que en otra competición o ante otro rival (quizá sólo en la primera eliminatoria de Copa) se atreva a plantear un equipo tan ofensivo, sin que nadie sujete el centro del campo.

Y ganó el Real Madrid porque se pueden dar algunas sorpresas en el fútbol, pero para que haya milagros se necesita mucha más fe. Ganó con comodidad, sin esforzarse más de lo necesario y sin asustarse lo más mínimo, pese a que el Legia empezó con un entusiasmo encomiable, llegó un par de veces y tiró al palo cuando el marcador aún estaba a cero. Después, incluso marcó, para locura de una hinchada que no se calla nunca: fue gracias a un inocente penalti de Danilo. Le regatearon y dejó la pierna. Fue uno de los penaltis más evidentes de la temporada. Tanto que nadie en el Madrid protestó. Danilo no termina de encontrar su sitio en el equipo: abnegado y trabajador, tiene sin embargo un punto inocente o momentos de falta de habilidad que hacen que no termine de cuajar. Marcó el Legia y sus hinchas ya dieron el viaje por aprovechado. Antes habían bebido y pegado. La rutina habitual antes de un choque.

Animaron a su equipo todo el partido, pese a que los goles en contra iban cayendo con el peso de la lógica. Fue una especie de entrenamiento para el equipo de Zidane, un choque sin estrés, sin emoción y, sobre todo durante la primera parte, sin equilibrio. El centro del campo fue lo que se esperaba, un lugar de paso para ambos equipos, pero no hubo ninguna alarma en la grada del Bernabéu ni en los protagonistas en el campo. A los jugadores, tan presionados el resto de la temporada, les cuesta meterse en estos partidos. Desde antes de comenzar se saben superiores y no necesitan hacer mucho para sentirlo cuando empiezan a jugar.

Pese a que Zidane lleva toda la temporada pidiendo intensidad, ayer perdonó a sus jugadores. Golearon a medio gas, pensando en otros retos que ya llegarán y para los que se necesitará estar concentrado sin relajaciones. Ni siquiera necesitó velocidad o ambición el Madrid para ir marcando goles. Hizo el primero Bale, en su mejor acción del partido: un regate hacia fuera y un tiro al otro palo, que justifica que juegue siempre a banda cambiada. Después marcó de nuevo Marcelo, el hecho diferencial de este equipo; hizo otro Asensio, que siempre marca cuando se estrena en una competición, y en la segunda mitad, Lucas Vázquez hizo el mejor de la noche, con una gran volea, mientras que Morata aprovechó sus minutos para dejar su huella. Saben los dos canteranos que todos los minutos son oro.

Y entre gol y gol, Ronaldo se desesperaba por no marcar y pasaba la noche de octubre por el Bernabéu sin frío ni calor.

. Ficha técnica:

5 - Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Pepe, Varane, Marcelo; Kroos, Marco Asensio (Kovacic, m.79), James (Lucas Vázquez, m.64); Bale (Morata, m.64), Cristiano Ronaldo y Benzema.

1 - Legia: Malarz; Bartosz Bereszynski, Czerwinski, Rzezniczak, Adam Hlousek; Jodlowiec, Thibault Moulin (Kopczynski, m.81), Guilherme (Qazaishvili, m.74), Odjidja-Ofoe, Kucharczyk; y Radovic (Nikolics, m.74).

Goles: 1-0, m.16: Bale. 2-0, m.20: Marcelo. 2-1, m.22: Radovic. 3-1, m.37: Marco Asensio. 4-1, m.68: Lucas Vázquez. 5-1, m.84: Morata.

Árbitro: Ruddy Buquet (FRA). Amonestó a Cristiano Ronaldo por el Real Madrid; y a Moulin y Radovic por el Legia.

Incidencias: encuentro correspondiente a la tercera jornada del Grupo F, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 79.000 espectadores, 4.000 de ellos seguidores del Legia, muchos de ellos ultras que generaron incidentes en los aledaños del estadio dejando varios policías heridos.

  • 1

Vídeos

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs