lunes, 21 agosto 2017
08:26
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

única propuesta

Gordillo: 53.000 euros por una iniciativa parlamentaria

  • Esta legislatura sólo ha planteado una pregunta sobre un aval público para un crédito

  • Cuando IU no formaba parte del Gobierno de la Junta formuló 315 propuestas en la Cámara

El dirigente de Izquierda Unida (IU) Juan Manuel Sánchez Gordillo compagina su trabajo al frente del Ayuntamiento de Marinaleda (Sevilla) –al que llegó en 1979– con su labor de líder jornalero y su escaño en el Parlamento de Andalucía. Eso sí, últimamente ha dedicado más tiempo a las protestas y las ocupaciones que a su actividad parlamentaria. Según figura en la página web de la Cámara, en la actual legislatura sólo ha presentado su declaración de actividades, bienes, intereses y retribuciones y una petición de información sobre el aval prestado por el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) –actual Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA)– para la concesión de crédito a la Cooperativa Algodonera de las Cabezas de San Juan en el año 2004, frente a las 315 iniciativas que presentó en la legislatura anterior, cuando IU no formaba parte del Gobierno de la Junta. Esta única iniciativa habría costado 53.324,19 euros a las arcas públicas, ya que ésta es la suma de dinero que, de acuerdo con el régimen económico de los diputados andaluces, ha recibido Sánchez Gordillo desde finales de abril de 2012 por ser miembro del Parlamento andaluz y portavoz de su grupo en la comisión de seguimiento y control de la financiación de los partidos políticos.

El regidor de Marinaleda tiene derecho a un salario mensual de 3.020,29 euros por ser diputado, al que añade 491,08 euros por su condición de portavoz en una comisión y 270 euros semanales para comer en concepto de indemnización por la distancia entre su residencia habitual y la sede de la Cámara –Marinaleda se encuentra a unos 110 kilómetros–. Estimando una media de cuatro semanas al mes, Sánchez Gordillo se ha embolsado 4.591,37 euros mensuales desde que arrancó el año, es decir, 18.365,48 euros. A esta cantidad hay que sumarle lo que recibió el año pasado, cuando llegó a ganar 4.759,48 euros en un mes (retribución mensual fija de 3.113,26 euros, plus de 566,22 euros por ser portavoz en una comisión y 270 euros semanales de ayuda de manutención). Concretamente, percibió esta cantidad en septiembre, octubre, noviembre y diciembre. Hasta septiembre no fue nombrado portavoz en la comisión de seguimiento y control de la financiación de los partidos políticos, por lo que en mayo y junio recibió 4.193,26 euros. En julio y agosto no hubo actividad parlamentaria y, por ello, Sánchez Gordillo no tuvo derecho a ayudas para comer y ganó 3.113,26 euros. Por último, en abril ganó 1.307,75 euros, fruto de calcular una percepción dos tercios inferior a la de meses como mayo o junio y una sola ayuda al transporte porque la legislatura arrancó el día 19 de abril. En total, las labores parlamentarias de Sánchez Gordillo en 2012 costaron 34.958,71 euros a los contribuyentes que, junto a los 18.365,48 euros de 2013, arrojan los citados 53.324,19 euros.

Asimismo, hay que tener en cuenta que a esta cantidad se le podrían añadir los gastos de transporte, pues el Parlamento contempla la posibilidad de recuperar 0,25 euros por kilómeto recorrido en coche previa justificación, y el coste de la «oficina móvil» a la que cualquier diputado tiene derecho y que está «integrada por ordenador portátil o tableta digital, teléfono móvil y conectividad de datos». En contraste, el alcalde de Marinaleda no percibe ningún sueldo del Ayuntamiento, según reveló el secretario-interventor de éste en un comunicado en agosto de 2012, ni tampoco recibe suma alguna de IU, que tiene por norma no pagar a aquellos miembros que ocupan cargos públicos. Es más, de acuerdo con la política de la formación y tal y como ha reconocido él mismo, Sánchez Gordillo destina parte de su salario como diputado a IU y a otras organizaciones sociales.

Cañamero y un jornalero descansan en la finca tomada
Cañamero y un jornalero descansan en la finca tomada
Efe
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1