MENÚ
viernes 22 septiembre 2017
04:11
Actualizado

Fagia recibió una encomienda de dos años una semana antes de extinguirse

  • El 20 de julio de 2010 el Consejo de Gobierno ratificó el acuerdo adoptado por la Agencia IDEA por el que se realizaba una encomienda de gestión a Fomento, Asistencia y Gestión Integral de Andalucía (Fagia) para el desarrollo de la orden de 25 de marzo de 2009 –las ayudas al establecimiento y mantenimiento como trabajador o trabajadora autónomo en Andalucía– por un importe de hasta 1.834.750 euros. Así aparece reflejado en el BOJA de 10 de agosto.

Sólo una semana más tarde, acuerdo de 27 de julio de 2010 –publicado en el BOJA el 28 de julio–, el Consejo de Gobierno aprobó el plan de reordenación del sector público de la Junta de Andalucía. En el mismo, se contempla la absorción por la Agencia IDEA de la sociedad Fagia, la empresa a la que el martes anterior se le había hecho una encomienda de gestión por parte de la empresa matriz. Aunque el «decretazo» se retiró y se tramitó en el Parlamento, su aprobación y posterior publicación en BOJA el 21 de febrero de 2011 no cambió esta situación: la Agencia IDEA, dependiente de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, encarga a una sociedad a la que absorbe (Fagia, creada en 1992) la gestión de unas ayudas a autónomos para los dos próximos años.

No es más que un ejemplo del entramado de empresas que han funcionado en los últimos años en la Junta de Andalucía. Pero hay más. Pese a extinguirse, Fagia ha seguido funcionando. Según una respuesta parlamentaria del consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila, a la diputada del PP Ana María Rico, «la Sociedad de Fomento,  Asistencia y Gestión de Andalucía cuenta con un total de 36 personas contratadas en régimen laboral. El desglose por categorías es el siguiente: 15 titulados superiores, 3 titulados medios, 15 administrativos y 3 auxiliares administrativos».

¿De qué se encarga ahora una sociedad que, en teoría, ha desaparecido? La memoria del Presupuesto de la Junta de Andalucía correspondiente a 2010 de la Agencia IDEA ya preveía esa situación. «Fagia seguirá asistiendo y colaborando con la Agencia IDEA en proyectos específicos y acciones singulares, tanto de la misma Agencia, como de la Consejería», se detalla. Las actuaciones concretas son: el «plan renove» de electrodomésticos, la gestión y seguimiento de incentivos a autónomos, nuevo programa de incentivos para la creación, consolidación y modernización de iniciativas emprendedoras del trabajo autónomo. Pero también la colaboración con otras consejerías, en concreto para el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y la de Gobernación (programa redes interculturales).

Una sociedad extinguida con personal laboral –no funcionario, seleccionado de forma arbitraria– a la que se le siguen encargando trabajos propios de las consejerías de la Junta de Andalucía. Incluso, según detalla la memoria, encargos por los que prevé ingresos: 606.389,86  euros por el «plan renove» de electrodomésticos, 692.451 por la colaboración con el SAE  o 317.950,20 por el programa redes interculturales.

El centro de Madrid
El núcleo de negocios de la Junta en Madrid es el caso más extraño. La Junta anunció en abril que lo suprimía como medida de ahorro y que los servicios se canalizarían a través de la delegación de la Junta en Madrid y la coordinación de la Agencia IDEA y Extenda, otra empresa del Gobierno andaluz. El PP había denunciado en varias ocasiones la falta de actividad de este centro, cuya gestión estaba encomendada a Fagia. Sin embargo, la empresa pública contaba para esta tarea con la colaboración de una sociedad privada: Experience Management Group, que cobraba  159.948 euros cuando en el Presupuesto la cantidad que recibía Fagia por la prestación de esos servicios era menor, 143.000 euros. El centro en Madrid contaba, según información facilitada en el Parlamento por el propio consejero, de un administrativo y un conductor facilitados por Fagia. En la relación de personal suministrada ahora, el conductor, que cobraba 42.246 euros brutos al año, ya no aparece.
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN