lunes, 31 agosto 2015
12:51
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    $tex_h1

El plan de ajuste de la Junta suma otro recurso ante el TSJA

  • Faspi critica el «tupido enjambre» de entes instrumentales

Sevilla- La Federación Andaluza de Sindicatos Profesionales Independientes (Faspi), integrada por la organización de funcionarios Safja, el Sindicato Médico Andaluz (SMA) y la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA) presentaron el 5 de julio un recurso ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) contra «los actos de aplicación y los efectos» del plan de ajuste de la Junta.
Es más, solicitaron la suspensión cautelar del Decreto Ley 1/2012, de 19 de junio, que sustenta los recortes presupuestarios, a la espera del fallo de la Sala. Considera Faspi que la aplicación del plan del Gobierno andaluz, que supondría una poda de 747 millones en las nóminas de su personal, «conlleva situaciones no ajustadas a derecho, que conculcan gravemente derechos fundamentales», por lo que presentaron el recurso por la vía del procedimiento especial para la protección de los mismos.
A juicio de la federación, según consta en el documento jurídico al que ha tenido acceso LA RAZÓN, las medidas impulsadas por la Junta podrían vulnerar artículos de la  Constitución como el 10, el 14, el 24 y el 28, en relación con el 37, relativos a la negociación colectiva. Además de suponer una violación de puntos del Estatuto del Empleado Público vinculados a la libertad sindical el ejercicio de la huelga o al derecho de reunión, entre otros.
En torno al derecho a la igualdad que recoge el artículo 14 de la carta magna, Faspi argumenta que «se da una situación discriminatoria de los funcionarios públicos respecto del personal ajeno o externo de la Administración autonómica, que forma parte del ‘tupido enjambre' de empresas instrumentales, que no sólo no han visto mermados sus ingresos sino que éstos no han sido objeto de recorte alguno». CSI-F ya interpuso un recurso contra el ajuste.

SIGUENOS EN LA RAZÓN