jueves, 22 junio 2017
05:05
Actualizado a las 
  • 1
    Image

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía
Ofrecido por:
  • 1

El móvil se infiltra en el aula

  • Más de 200 alumnos desarrollaron a través de «smartphones» ejercicios de realidad aumentada el pasado curso. Una red introduce lecciones de clase

BARCELONA- ¿Conoce a alguien que no tenga teléfono móvil? Posiblemente durante este año, en el Planeta Tierra, habrá tantos móviles como seres humanos. Un estudio sobre la evolución  de los mercados de telefonía en 2011 ha desvelado que, mientras Europa se estanca en el 11 por ciento, el 20 por ciento de la población española utiliza un «smartphone» como teléfono móvil u oficina virtual.  En el último trimestre de 2011, en plena fiebre navideña, se vendieron un 60 por ciento más de este tipo de dispositivos que en 2010.
Los smartphone llegan para quedarse y apartarlos o dejarlos fuera del aula sería negar la evolución social que se vive fuera de los muros de los colegios e institutos. Esto es lo que han pensado  Juanmi Muñoz –presidente de  de la asociación Espiral, y responsable de las Tecnologías para el Aprendizaje y el Conocimiento (TAC) en el Servicio de  de la Educación de Adultos de la conselleria de Ensenyament– y Xavier Suñé, coordinador pedagógico de de la Asociación Espiral.

Realidad aumentada
Desde hace poco más de un año, Espiral y Educared (Fundación Telefónica) trabajan en el proyecto EspiRA, que implica el uso de  la tecnología emergente de la Realidad Aumentada en los centros educativos. 
Para poder llevarlo cabo, –los interesados podrán encontrar más información en la web www.aumenta.me–, tan sólo se requiere de un «smartphone» y de un software, que incluye el navegador de realidad aumentada geolocalizada –la que se realiza a través de mapas–.
El proyecto, que se encuentra en fase alfa, se ha desarrollado a través de 21 profesores y 225 alumnos con proyectos definidos. En Sant Feliu de Llobregat, por ejemplo, durante seis meses del pasado curso los 20 alumnos de la Casa de Oficios llegaron a elaborar una ruta modernista por el municipio. Coordinados por tres profesores, los jóvenes llegaron a desarrollar 20 puntos de interés  del municipio en los que se desplegaba información en imagen o en vídeo sobre los diferentes lugares o edificios a visitar durante el paseo. «No han sido muy conscientes de ello, pero han convertido a Sant Feliu en la zona con más puntos de interés por metro cuadrado del país», explica Sara Suñé, coordinadora del proyecto. «La motivación es mucho mayor porque el alumnado es protagonista de su aprendizaje» explica Juanmi Muñoz y añade que este tipo de proyectos favorecen al «aprendizaje extendido», que es aquel que se hace sin darse cuenta.

«La armada invisible»
No sólo los «smartphones» ayudan al desarrollo educativo. Nuria Oliver, directora científica del área de Multimedia en Telefónica Digital (Barcelona) y doctora por el Massachusetts Institute of Technology (MIT) descubrió «la armada invisible», o cómo los móviles pueden favorecer el aprendizaje. A través de la red «Educamóvil», en los juegos del móvil –por ejemplo, el de la serpiente–, el profesor puede incluir una parte de la lección o un ejercicio que se está elaborando en clase. Si no lo aciertan, no podrán pasar de pantalla o continuar jugando. El proyecto se testó en un instituto de Lima (Perú), donde se jugaban 10 minutos y se incorporaba una lección. Se llegaron a crear hasta 36 lecciones para los alumnos, que provenían de entornos desfavorecidos. El resultado apuntó a que la mejoría a nivel académico aumentó un 50 por ciento. 
Pese a estos ejercicios de desarrollo tecnológico, la desconfianza hacia el móvil en el aula no ha disminuido entre el sector docente y la administración. «Un móvil es un arma potencialmente peligrosa en un aula convencional: puede sonar en cualquier momento, distrae a su propietario, puede usarlo para copiar y se puede convertirse en una fuente de conflictos», explica Muñoz. Para el creador de Aumenta.me, la mentalidad, no obstante, debe evolucionar y apunta: «Tendremos que cambiar el chip, seguro, porque la realidad se impone y los datos son abrumadores. En 2011, por primera vez, la venta de smartphones ha superado a la venta de PCs en el mundo».


También los padres, no sólo los estudiantes
- Los estudiantes no son los únicos que se benefician del uso del móvil.
- Ahora los padres pueden seguir de cerca la evolución de sus hijos gracias a las nuevas tecnologías.
- El Instituto Milà y Fontanals de Vilafranca del Penedès ha creado MilApp, una aplicación para que las familias puedan acceder a información escolar como datos de asistencia, de convivencia y de incidencias, y a la agenda de deberes y exámenes.
- Próximamente, también se podrán ver las notas.

SIGUENOS EN LA RAZÓN