sábado, 29 agosto 2015
18:53
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

    $tex_h1

El alcalde de El Garrobo reconoce que «enchufó» a su hermana

  • Conocía la «causa de abstención» y asegura que no había «selección» de personal «antes» de su mandato

Sevilla- El alcalde de El Garrobo, Bernardo Halcón, reconoció ante el juzgado de Instrucción número 2 que en la contratación de peones agrícolas promovida para el mantenimiento de los parques y jardines no medió ninguna «selección» de personal y que a partir de 2008 quedaba constancia de que tales contrataciones no respondían ni a la relación de puestos de trabajo del Ayuntamiento ni a ninguna convocatoria de empleo público. También admitió que contrató como peón agrícola a una de sus hermanas pese a un informe que avisaba de la «causa de abstención» que pesaba sobre él dados los lazos familiares.
El PP había denunciado a este alcalde por presuntos delitos de prevaricación, falsedad de documento público y fraude a la Seguridad Social por la supuesta contratación de peones agrícolas sin consentimiento del secretario-interventor del Ayuntamiento y sin responder tales contrataciones al catálogo de puestos de trabajo del Consistorio. Según el PP, estas contrataciones «no se ajustan a los criterios legales al no haber existido convocatoria pública de empleo ni procedimiento alguno que garantizara la publicidad, igualdad, mérito y capacidad para dichos puestos en el Ayuntamiento». Según un acta de declaración, Bernardo Alcón compareció como imputado ante la citada instancia judicial y, siempre según este documento, explicó que desde que accedió a la Alcaldía en 1995 ha «venido contratando peones agrícolas para labores de limpieza, mantenimiento y conservación en los parques de El Garrobo» pese a que en la relación de puestos de trabajo (RPT) del Consistorio «no existe la figura del peón agrícola». No obstante, avisó de que la realización de estos trabajos a través de contrataciones de esta naturaleza se solventaba así «desde antes de ser elegido» él mismo como alcalde.

SIGUENOS EN LA RAZÓN