Príncipe de los albaneses

Amadeo Rey*. 

Tiempo de lectura 2 min.

08 de octubre de 2016. 23:22h

Comentada

Albania tuvo en el siglo XX una agitada historia que incluyó la designación del alemán Guillermo de Wied como príncipe del «país de las águilas». Su reinado duraría poco, permaneciendo en la entonces capital, Durazzo, sólo unos meses en 1914. Hasta su muerte en Rumanía en 1945 siguió reclamando la corona albanesa en contra del que en 1928 se proclamó Rey de los albaneses, Zog I, abuelo de Leka (II), actual Jefe de la Casa Real. A imitación de Napoleón, emperador de los franceses, de Luis Felipe, rey de los franceses, de Leopoldo I, rey de los belgas, o de Fernando I, zar de los búlgaros, Zog eligió ese predicado para su reinado, es decir «de los albaneses» y no «de Albania», como significando que no era soberano por la gracia de Dios, al estilo de los monarcas absolutos, sino por la voluntad del pueblo. En ninguno de los casos citados hubo plebiscito alguno que confirmase tal cosa y de las citadas monarquías sólo sobrevive la belga. Sin embargo, Zog fue un rey popular que intentó modernizar el país y aglutinar a cristianos y musulmanes. Casado con una bellísima condesa húngara, fueron padres de Leka, que viviría casi siempre un exilio que le llevaría a varios países, entre ellos España, hasta su muerte en Tirana en 2011. Nunca aceptó el resultado del referéndum de 1997 donde venció la opción republicana. Finalmente los reyes Zog, Geraldine, Leka y Susan fueron enterrados en Albania. Y allí vive Leka (II) –único hijo de Leka (I)– que acaba de contraer matrimonio. Fue el mejor alumno extranjero de su promoción en la prestigiosa Academia Militar Británica de Sandhurst, donde estudiaron en el pasado Alfonso XII de España, Hussein de Jordania o su propio padre Leka I, y recientemente el gran duque heredero Guillermo de Luxemburgo o el príncipe heredero Alois de Liechtenstein. Dedicado a labores humanitarias, asesor de los ministros de Asuntos Exteriores y del Interior y, desde 2012, del presidente de Albania, goza de gran prestigio. Su boda, bendecida por líderes de diversas religiones, es un símbolo de la tradición aglutinadora de su familia.

*Doctor en Historia

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs