MENÚ
lunes 18 diciembre 2017
13:05
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

La Junta asegura este curso «garantía de plaza» en los comedores escolares

La respuesta parlamentaria de la Consejería de Educación contrasta con las denuncias de «ingentes» listas de espera

  • El sindicato CC OO-A ha convocado esta mañana a las 11:00 horas una concentración a las puertas de la Consejería de Educación ,en señal de protesta contra la precariedad laboral de las monitoras de Educación Especial externalizadas. En casi 800 centros docentes de titularidad pública desarrollan su trabajo unos 900 monitores –la inmensa mayoría, mujeres– de Educación Especial, contratados a través de empresas externas de forma discontinua y por periodos de diez meses. Denuncian precariedad y discriminación salarial.
    El sindicato CC OO-A ha convocado esta mañana a las 11:00 horas una concentración a las puertas de la Consejería de Educación ,en señal de protesta contra la precariedad laboral de las monitoras de Educación Especial externalizadas. En casi 800 centros docentes de titularidad pública desarrollan su trabajo unos 900 monitores –la inmensa mayoría, mujeres– de Educación Especial, contratados a través de empresas externas de forma discontinua y por periodos de diez meses. Denuncian precariedad y discriminación salarial.
F. Martí.  Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

06 de septiembre de 2017. 21:43h

Comentada
F. Martí.  Sevilla. 7/9/2017

«Ningún solicitante de Educación Primaria que solicitara en el plazo correspondiente este servicio complementario, está excluido del servicio de comedor o del aula matinal», asegura la Consejería de Educación en una reciente respuesta parlamentaria a la diputada del PP Esperanza Oña consultada por este periódico. El departamento que dirige Sonia Gaya asegura que «si tiene los dos representantes legales (uno en el caso de ser monoparentales) trabajando en el periodo de funcionamiento de dicho servicio», la plaza debe estar adjudicada. Por tanto, no deben existir listas de espera entre los demandantes de este servicio que cumplan los requisitos. Otra cosa muy distinta es lo que ocurre con el resto de solicitantes.

La taxativa respuesta contrasta con las denuncias que todos los años se repiten sobre las listas de espera en los comedores escolares. Tanto la oposición en el Parlamento como asociaciones de padres y madres de alumnos lamentan el escaso número de plazas disponibles que se ofrecen en aquellos centros escolares que disponen de este servicio.

La consejera señala que «en el nuevo Decreto 16/2017 de 16 de enero, se establece garantía de plaza en el comedor para todas las solicitudes recibidas durante el curso y la referencia serán los guardadores (no los representantes legales), favoreciendo los casos en los que la guarda y custodia es ejercida por uno solo de los progenitores, aunque la patria potestad la tengan los dos. Y abunda al señalar que «también se extiende el derecho para alumnado en dificultad social extrema (SYGA) y alumnado con jornada partida y necesidad de transporte».

El Decreto 6/2017, de 16 de enero, al que hace referencia el Gobierno andaluz «regula los servicios complementarios de aula matinal, comedor escolar y actividades extraescolares, así como el uso de las instalaciones de los centros docentes públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía fuera del horario escolar».

Una orden posterior detalla el funcionamiento de este servicio «complementario» y que, por tanto, no es universal. Por ejemplo, para que un centro cuente con esta oferta necesita «una demanda mínima de diez alumnos o alumnas por centro».

Ese mismo texto admite la existencia de «listas de espera» que la Junta, en su contestación parlamentaria, omite deliberadamente, ya que solo se centra en aquellos casos que sí tienen –en principio– cubierta la plaza. De hecho, el artículo 21 que regula el «proceso de admisión» señala que «en el caso de que no hubiese plazas suficientes, una vez examinadas las solicitudes conforme a los criterios de admisión recogidos en el artículo 19, se resolverá la admisión provisional por acuerdo del consejo escolar del centro». En el punto 5 apunta que «la resolución provisional, que contendrá la relación del alumnado admitido y suplente en cada uno de los servicios complementarios, se publicará en el tablón de anuncios del centro (....)».

De hecho, « los centros docentes públicos autorizados podrán atender, a lo largo del curso, las nuevas solicitudes que se produzcan de los servicios complementarios ofertados, siempre que dispongan de plazas vacantes, según el orden de prioridad establecido en el listado de alumnado suplente ...».

El pasado martes, la consejera de Educación, Sonia Gaya, presentó algunos datos del curso escolar 2017-2018, que comienza de manera inminente –el próximo lunes 11 de septiembre para el segundo ciclo de Infantil y Primaria, y se completará los días 15 y 20 con Secundaria y enseñanzas artísticas y especiales, mientras que ya arrancó el pasado día 1 para el primer ciclo de Educación Infantil–. Está previsto que el comedor beneficie a 183.400 alumnos de 1.936 centros, que servirán 21,4 millones de menús durante el año académico. Con respecto al año anterior, sólo se ha autorizado la apertura de 23 comedores escolares.

El número es insuficiente, ya que el presente curso cuenta con un total de 1.423.265 alumnos que se formarán en 4.575 centros públicos. Sólo una minoría se beneficiará de este servicio complementario.

El Defensor del Pueblo, en su último informe, constataba la tendencia «al aumento del número de quejas sobre el servicio complementario de comedor escolar, motivado ello por un desmesurado incremento de la demanda de plazas como consecuencia del lamentable aumento de familias afectadas por la crisis económica y, de igual manera, por el mismo lamentable hecho constatable de que muchas de ellas cuentan con el informe social correspondiente que acredita que se encuentran en riesgo de exclusión, lo que les garantiza una plaza en dicho servicio complementario». Esa circunstancia –«objeto de alabanzas», decía el Defensor– impide a otras familias que necesitan «conciliar» hacer uso de este servicio.

Existen dificultades para conocer el número exacto de familias en listas de espera de comedores escolares durante el pasado curso. El grupo Popular en el Parlamento andaluz ha registrado una pregunta parlamentaria para que la Consejería de Educación aporte los datos provincializados de estas listas. Según sus estimaciones, durante el pasado curso unas 40.000 familias demandaron en algún momento plazas de comedor que no pudieron ser atendidas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs