MENÚ
domingo 10 diciembre 2017
13:22
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

El ADN antisistema

Tiempo de lectura 2 min.

03 de junio de 2016. 03:42h

Comentada
Alfonso Merlos 3/6/2016

Es cierto que los extremos con frecuencia se tocan. Y es el caso de Juntos por el Sí y la CUP. Pero únicamente en lo que significa trabajar codo con codo para desacreditar al Estado, acabar con la unidad nacional y, al tiempo, producir división en la sociedad civil para crisparla y arrastrarla a posiciones radicales. En lo restante, o sea, en el 90%, la trifulca, el navajazo y el vuelo de machetes están asegurados. Y con los presupuestos hemos topado.

Naturalmente lo de acribillar más si cabe con impuestos a las rentas altas, lo de levantarse frente al techo de gasto, lo de poner patas arriba sucesiones, patrimonio y donaciones era algo con lo que difícilmente iban a tragar quienes en gran medida representan a la burguesía catalana. Pero, aún así, y más allá de las contraofertas que puedan recibir los anarco-comunistas estelados, va en su propia cadena genética desatar situaciones de tensión con el poder, aspirar a posiciones maximalistas, desde la arrogancia, la soberbia y la convicción de que se hallan en feliz abrazo a la Verdad absoluta.

Es muy fácil la alianza entre unos y otros cuando el objetivo llano y desnudo es vapulear al gobierno de España o mendigarle unos euros para la financiación autonómica o el pago a funcionarios y proveedores. Pero es más difícil sentarse, con responsabilidad y categoría política, para sacar adelante unas cuentas sólidas y creíbles que necesita como el comer un gobierno regional cuya gestión lleva la vitola del desastre.

¿A qué demonios juegan a uno y otro lado de la mesa? ¿Son incapaces de dibujar un cuadro de ingresos y gastos que vaya más allá del desleal y malversador ejercicio de destinar millones y millones al chiringuito separatista?

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs