sábado, 25 marzo 2017
10:00
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

El pastor prudente y discreto

El 13 de abril del año 1942, la pequeña localidad abulense de Villanueva del Campillo vio nacer a Ricardo. Un niño tímido pero resuelto; un niño de pocas palabras, pero sabias y prudentes; un niño que pocos años más tarde respondería un sí claro y rotundo al Señor al sentirse llamado por Él para seguir el camino del sacerdocio. Un camino que, desde su inicio, ha dado importantes frutos para nuestra Iglesia y que todavía hoy, a tan sólo un mes de cumplir 75 años, sigue siendo fecundo y fructífero. Don Ricardo ha sido reelegido presidente de la Conferencia Episcopal Española. Ya en el año 2008 los obispos de nuestro país pusieron su confianza en él para este importante cargo, y ahora, después de haber pasado por la vicepresidencia de la misma y ser presidente durante el trienio pasado, nuevamente ha sido elegido presidente.

Son muchos los acontecimientos gozosos que van rodeando la vida del prelado abulense en los últimos años. Podemos resaltar su creación como cardenal de la Iglesia católica el pasado 15 de febrero de 2015; o también la celebración del mes pasado, cuando Don Ricardo celebró con gozo el 50 aniversario de su ordenación sacerdotal, que tuvo lugar en su diócesis nativa de Ávila el 18 de Febrero de 1967. Fue un día de fiesta para toda la diócesis vallisoletana, la cual sirve como obispo y pastor hace casi siete años, y en la propia Eucaristía de acción de gracias celebrada en la Catedral metropolitana de Valladolid, el cardenal Blázquez resaltó un pensamiento que desde su entrada al seminario hasta hoy le ha acompañado en su manera de ser y actuar: Puedo constatar que el Señor no me ha defraudado, es fiel, es rico en misericordia y perdón, cumple su alianza y por Él podemos arriesgar la vida.

El Papa Francisco, que también quiso hacerse presente en la efeméride del mes pasado con una entrañable carta, definió de una manera sencilla pero acertada el perfil de quien es, por tercera vez, presidente de todos los obispos de España: concluidos brillantemente los estudios, bien formado en conocimientos filosóficos y teológicos, en tu célebre diócesis nativa de Ávila recibiste gozoso la ordenación de presbítero. Pastor prudente y plenamente entregado al bien de las almas. No es de extrañar que tus hermanos en el episcopado te hayan elegido dos veces para presidir la Iglesia de España. Asimismo, el Papa Francisco, resaltó también su celo pastoral y su inequívoca solicitud por la Iglesia católica, así como el sabio cumplimiento de su ministerio.

Fui ordenado sacerdote por Don Ricardo Blázquez el 23 de junio de 2013, y siempre he podido aprender de él dos virtudes principales: la prudencia y la discreción. Don Ricardo «hace poco ruido», pero está; le gusta dejar a Dios ser Dios, respetando sus tiempos y maneras; apuesta en su día a día por una Iglesia servidora y pobre; y aunque sea muy tímido y le asuste un poco el mundo de los medios de comunicación, es capaz de ofrecer a nuestra Iglesia una palabra de aliento y estímulo para seguir adelante en estos tiempos recios, siendo fiel a Jesucristo y a la línea marcada por el Papa Francisco.

*Sacerdote de la diócesis de Valladolid

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1