viernes, 26 agosto 2016
05:47
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Medio Ambiente

España, muy vulnerable al cambio climático

España es uno de los países europeos más débiles frente al cambio climático han coincidido varios expertos medioambientales en la apertura de las «Jornadas sobre Políticas y Medidas ante el Cambio Climático», organizadas por el sindicato Comisiones Obreras y el Ministerio de Medio Ambiente.

«El compromiso de España debe ser superar la contradicción y combinar el alma ambiental con la industrial; reconectar a la gente que teme por sus puestos de trabajo con una actividad económica sostenible», ha asegurado el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, en la apertura del acto.

Los próximos tres meses serán «cruciales» en la gestión de estas cuestiones, con la celebración este mes en Nueva York de la reunión preparatoria de la vigésima conferencia de las partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que tendrá lugar a finales de año en Perú, ha recordado la directora de la Oficina Española de Cambio Climático, Susana Magro.

Los objetivos a nivel europeo para 2030 son la reducción de las emisiones en un 40 % y el avance hasta un 27 % de abastecimiento con energías renovables, con iniciativas nacionales como el «Proyecto Clima» que buscan una mayor implicación empresarial.

De no adoptarse las medidas necesarias, la Tierra necesitaría más de cien años para adaptarse a las alteraciones y normalizar su concentración de gases atmosféricos, «incluso si hoy se estabilizasen las emisiones, la concentración de gases de efecto invernadero seguiría aumentando a lo largo de casi dos siglos», según se ha apuntado durante las intervenciones.

El escenario a finales del siglo XXI pasaría por la desaparición de los inviernos fríos, desplazamientos de población, incremento de enfermedades tropicales y parasitarias «lo que produciría una modificación en la aplicación de medicamentos, hasta ahora óptimos pero no válidos bajo las nuevas características estacionales» según la guía «Cambio climático. Efectos en el sector agrario» elaborada por el sindicato.

El vicepresidente del grupo de trabajo del IPCC de la Universidad de Castilla-La Mancha, José Manuel Moreno, ha insistido en que el cambio climático «es inequívoco» y ya se está haciendo evidente con «episodios climáticos extremos que ocasionan hambre y unas 50.000 muertes adicionales de niños como consecuencia».

Otros indicadores que ha señalado Moreno son las «15.000 muertes adicionales que se produjeron en Francia por golpes de calor extremo, en 2003».

«El gran conflicto emergente del cambio climático es el del binomio agua-energía», ha señalado la portavoz de la Fundación Nueva Cultura del Agua, Julia Martínez, quién prevé «un horizonte de círculos viciosos en que necesitaremos agua para generar energía -frente a los combustibles fósiles finitos- y energía para, por ejemplo, purificar agua marina.»

Ante esto, Martínez ha recomendado «no confiar en el paradigma del bienestar tecnológico», ya que el cambio climático contribuirá a «tensionar el conflicto de la asignación energética y de la regulación de caudales».

Las principales opciones adaptativas incluyen medidas para aumentar la cantidad y calidad de sumideros -repoblación de superficie forestal, control biológico de plagas, prevención de incendios- de gases de efecto invernadero, el fomento de la agricultura ecológica, o el entierro de residuos ganaderos como abono verde, limitando la quema.

La prevención de incendios, como este declarado en la localidad de Domeño el pasado lunes, es una de las medidas apuntadas por los expertos
La prevención de incendios, como este declarado en la localidad de Domeño el pasado lunes, es una de las medidas apuntadas por los expertos
Efe
  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs