domingo, 28 mayo 2017
05:00
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Toros

Fallece el matador de toros Pepe Ordóñez

  • El diestro falleció a los 82 años de edad y será enterrado en Madrid

Fallece el matador de toros Pepe Ordóñez

El matador de toros Pepe Ordóñez Araujo, perteneciente a una de las dinastías de toreros más importantes de nuestro país, falleció el pasado miércoles en la capital madrileña a los 82 años de edad. El diestro era hijo del también espada de Ronda Cayetano Ordóñez y Aguilera, conocido como «El Niño de Palma», y a su vez, era el hemano menor de los también toreros Cayetano y Antonio Ordóñez Araujo, y los banderilleros Juan y Alfonso Ordóñez Araujo.

Pepe Ordóñez nació en Madrid el 12 de julio de 1935 en el seno de una familia dedicada al toro bravo. Desde niño comenzó a respirar aromas taurinos lo que le condujo a dedicarse, como el resto de su familia, al toreo. Con tan sólo 18 años, el 9 de julio de 1953, hizo el paseíllo en la Monumental Plaza de Toros de Barcelona y ya, una temporada después, piso por primera vez el ruedo venteño, concretamente el 23 de mayo de 1954 para lidiar una novillada de Carlos Núñez, de la que salió por la puerta grande cortando dos orejas, una a cada uno de sus antagonistas.

Tras una campaña prometedora, en la que llegó a torear aproximadamente 25 festejos, Pepe Ordóñez tomó la alternativa el 20 de septiembre de la temporada del 54 en la plaza de toros de Valladolid. Aquella tarde le cedió los trastos su hermano Antonio Ordóñez, que actuó como padrino, y como testigo de este ritual estuvo presente Antonio Chenel «Antoñete».

Ya en el escalafón superior, José Ordóñez, más conocido como Pepe, compareció en Las Ventas, la plaza de Madrid, para confirmar alternativa el 14 de mayo de 1956, ejerciendo de nuevo como padrino su hermano Antonio Ordóñez, y como testigo, en este caso, el diestro venezolano César Antonio Girón Díaz. Aquella tarde, el menor de los Ordóñez Araujo confirmó con «Famosillo», de Doña Eusebia Galache, que al tras fallar a espadas emborronó una buena faena.

La trayectoria profesional de Pepe Ordónez, que iba creciendo poco a poco tras los éxitos cosechados en ruedos españoles y colombianos, tuvo claramente un punto de inflexión. Fue la tarde del 29 de septiembre de 1957 cuando fue gravemente herido en la Real Maestranza de Caballerías de Sevilla, por un astado del hierro de Juan Pedro Domecq. A raíz de esta cornada, José Ordóñez fue perdiendo sitio en el toreo hasta que, poco tiempo después, anunció su retirada de los ruedos. Aun así, éste siguió vinculado al mundo de los toros, implicándose de manera especial en la organización de la Corrida Goyesca de Ronda, también junto a su sobrino nieto Francisco Rivera Ordóñez.

El diestro, que se encontraba casado y con tres hijos, será enterrado en Madrid, su lugar de residencia.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs