La entrada de Podemos en el futuro gobierno fractura aún más la formación en la comunidad

Los Anticapitalistas de Teresa Rodríguez muestran su desconfianza al pacto con el PSOE mientras sus críticos en Andalucía organizan encuentros provinciales contra sus “maniobras” de “ataque interno” al partido morado

Acto público de la coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, bajo el lema 'Feminismo para tender puentes' en Sevilla
EPMaría José López Europa Press

El futuro Gobierno de PSOE y Unidas Podemos no concita la confianza de la corriente Anticapitalista de la formación morada, a la que pertenece la líder del partido en Andalucía, Teresa Rodríguez. Una dirección regional que tiene sus críticos en la comunidad, que se están organizando para celebrar encuentros en las ocho provincias andaluces –bajo el título «Hacia la III Asamblea Ciudadana»– para contraprogramar la conferencia política Horizonte 2023 organizada por la dirección andaluza. Consideran que Rodríguez está usando los recursos de Podemos en Andalucía para desplegar una «maniobra» de «ataque interno» a los principios del partido.

En un comunicado, el movimiento crítico «al centralismo megalítico de la oferta teresista» alerta de que la dirección andaluza del partido «no reclama más autonomía para la militancia andaluza sino para sí misma; más control de la información y del dinero, y ninguna transparencia sobre su uso». Rodríguez mantiene un pulso con Pablo Iglesias por la autonomía de la formación en la comunidad, que en las pasadas elecciones intentó sin éxito que se presentara bajo las siglas propias de Adelante Andalucía, la confluencia de Podemos e IU con la concurrieron a las autonómicas y que conforma el actual grupo parlamentario en la Cámara andaluza.

Lo cierto es que si en Podemos en Andalucía llevan meses sonando los tambores de guerra, ante la próxima Asamblea Ciudadana que deberá elegir a la nueva cúpula y las discrepancias entre la actual dirección andaluza y la nacional, no parece que la posibilidad de ver a Pablo Iglesias de vicepresidente del Gobierno junto a varios ministros de la formación vaya a apaciguar los ánimos. Todo lo contrario. Ayer, mientras se celebraba la primera sesión del debate de investidura con aplausos de los podemitas a Sánchez y los socialistas a Iglesias, los Anticapitalistas lanzaban en Twitter su desconfianza en el futuro Gobierno de coalición del que formará parte el partido político en el que están integrados. De hecho, anunciaron «agenda propia desde abajo» para la legislatura que empezará si hay investidura. Y los críticos a esta posición en Andalucía, donde los Anticapitalistas dirigen actualmente el partido, hicieron lo propio anunciando su propia agenda contraprogramando a Rodríguez.