«La cirugía por puerto único reduce el dolor posoperatorio»

10 preguntas de cirugía al Dr. Salvador Morales / Jefe de Servicio de Cirugía de Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla

10 preguntas de cirugía al Dr. Salvador Morales/ Jefe de Servicio de Cirugía de Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla

1¿Qué tipo de cirugías se realizan por puerto único?

Hemos realizado multitud de procedimientos por puerto único, desde cirugía de la obesidad, de la vesícula, del apéndice, hernias inguinales, eventraciones, cirugía de tumores de estómago, cirugía del cáncer de colon y recto hasta extirpación del bazo, de lesiones hepáticas benignas y malignas o de las glándulas suprarrenales. Hemos pasado por una época en que todo parecía que se tenía que hacer por puerto único, encontrándonos actualmente en ese lado del péndulo de la serenidad y la lógica, donde hemos establecidos aquellos procedimientos que realmente se benefician de este abordaje. Lo que debemos tener en cuenta es que la verdadera virtud de todos estos avances es que son combinables y no debemos centrarnos en desarrollar únicamente el puerto único o la minilaparoscopia, sino que se pueden combinar y sacar lo mejor de cada uno de ellos, es decir, realizar procedimientos híbridos que combinen puerto único, minilaparosocopia o incluso conceptos asociados a la cirugía por orificios naturales.

2¿Se puede considerar este tipo de intervención como la máxima expresión de la cirugía mínimamente invasiva?

Es un paso más. La máxima expresión es no tener cicatriz, que no produzca dolor la cirugía y que no deje señal. Podemos decir que es la máxima expresión a la que podemos acceder en muchos centros con medios al alcance de cualquier hospital. La máxima expresión conceptual sería la cirugía por orificios naturales sin cicatriz y sin dolor y con estándares elevados de seguridad, que precisan algunos avances tecnológicos que aún están en fase de desarrollo y que no están disponibles.

3¿Qué canales de entrada naturales se emplean más a menudo?

El ombligo es la puerta de entrada natural del puerto único. Es una cicatriz natural, con una distribución de fibras nerviosas muy características que, manejada adecuadamente, puede influir en el dolor posoperatorio y en la recuperación del paciente. Respecto a la cirugía por orificios naturales, la puerta de acceso más a menudo utilizada para realizar o apoyar la cirugía es la vagina, pero nosotros hemos utilizado también el recto-ano o el estómago y podemos decir que realmente con este tipo de accesos se reduce el dolor postoperatorio cuando utilizamos esos orificios naturales para extraer las piezas. En nuestro grupo, no hemos realizado procedimientos puros por orificios naturales, pero nos hemos apoyado en el puerto único y en la minilaparoscopia para realizar procedimientos híbridos que permitan una mejor recuperación del paciente.

4¿Qué ventajas tiene para el paciente?

La cosmética es evidente, pero además hemos podido demostrar, en un estudio comparando la cirugía laparoscópica de la obesidad mórbida equiparada con la que realizamos por puerto único, que existe un menor dolor posoperatorio al movimiento en el paciente lo que facilita la recuperación del mismo.

5¿Y para el cirujano?

Creo que nos aporta mucho más de lo que un cirujano habitualmente piensa. Lo primero es la satisfacción de poder ver a un paciente con un menor dolor postoperatorio. Pero lo realmente importante es que permite una apertura de la mente al desarrollar nuevas formas de hacer la cirugía con mayores beneficios para el paciente y a demandar necesidades tecnológicas que hacen que la cirugía avance.

6¿Cuál es la frecuencia de este tipo de cirugías?

En nuestro grupo realizamos el 80% de la cirugía del cáncer de colon derecho por puerto único y un 40% en la cirugía del colon izquierdo. En obesidad realizamos un 40% de la cirugía que hacemos por puerto único. En estos dos campos es los que hemos encontrado mayor aplicabilidad de esta vía de abordaje. También lo usamos a menudo para la extirpación de tumores benignos o del estroma del estómago, disminuyendo espectacularmente la agresividad de los procedimientos cuando introducimos el dispositivo de puerto único dentro del estómago, al igual que ocurre al colocarlo a nivel del ano para la extirpación de lesiones premalignas del recto.

7¿Cuál es la diferencia con una intervención laparoscópica al uso?

La diferencia fundamental es que el cirujano tiene la sensación de pérdida de cierta capacidad de triangulación para exponer el campo lo que suple con el uso de instrumental articulado, instrumental ultralargo y con el desarrollo de habilidades técnicas. Sin duda, conlleva un aprendizaje y para el cirujano le supone un esfuerzo extra, especialmente en los casos iniciales.

8¿Qué nivel de seguridad y eficacia tiene?

Acabamos de concluir dos estudios comparativos entre el puerto único y el abordaje laparoscópico convencional. En uno de ellos, realizado en pacientes obesos para llevar a cabo una gastrectomía vertical, hemos visto la misma seguridad y eficacia en cuanto a pérdida de peso, mostrando menor dolor postoperatorio. El segundo estudio ha sido en el cáncer de colon y ha arrojado resultados similares con ambas técnicas y ha mostrado los mismos datos de supervivencia de los pacientes con una menor estancia posoperatoria de los pacientes intervenidos por puerto único.

9¿Cómo debe ser el entrenamiento de los cirujanos en este tipo de intervenciones?

El cirujano debe formarse adecuadamente, y desde las instituciones y sociedades científicas, como la Asociación Española de Cirujanos, estamos muy concienciados de ello y este entrenamiento debe ser mucho más importante conforme más complejo se convierta el abordaje. Son precisos simuladores, estancias formativas y tutorización adecuada para formar adecuadamente. Incluso actualmente estamos desarrollando «apps» e «iBooks» para que puedan acceder los cirujanos en formación. El problema de siempre es cómo soportar económicamente esta formación y quién la soporta.

10¿Cuáles son los avances de futuro que esta técnica puede llegar a desarrollar?

Ésta es la clave, abre la mente del cirujano sobre cómo realizar lo mismo haciendo menos daño, que es el concepto intrínseco a cirugía mínimamente invasiva. Además, exige tecnología que resuelva los problemas que encuentra para que la técnica sea más reproducible y conlleve el desarrollo de nuevos abordajes y nuevas formas más seguras y menos agresivas de hacer lo mismo. Se busca minimizar la agresión maximizando la seguridad.