Las indicaciones de la OMS, clave para decidir el uso generalizado de las mascarillas en Castilla y León

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, afirma que esta medida de protección debe ir acompañada de otras como la higiene de manos y la distancia de seguridad

Pamplona en la cuarta semana del estado de alarma
Una mujer protegida con mascarilla en ValladolidEduardo Sanz Europa Press

La Junta de Castilla y León espera las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Ministerio de Sanidad sobre el uso generalizado de las mascarillas. Así lo confirmó la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

Aunque, recordó que este uso debe ir acompañado de otras medidas de refuerzo como la cuarentena social, la distancia mínima de dos metros entre personas y la higiene de manos. “Otra cosa es cuando la situación se normalice y se puedan detectar los asintomáticos o los sintomáticos leves con necesidad de salir a la calle”, confirmó Verónica Casado.

En esos dos casos, que serán identificados cuando se empiecen a extender los test masivos, el empleo de la mascarilla “está absolutamente indicado”. El aislamiento de personas con síntomas “es fundamental”, señaló por otra parte, con recomendaciones como su estancia en una habitación individual y ventilación exterior en la medida de lo posible, además de baño exclusivo y, si no es así, desinfectado después de cada uso con lejía rebajada mediante agua.

“No salgan a la calle si no es estrictamente necesario”,afirmó la consejera con un nuevo aviso sobre la urgencia de observar de forma estricta y rigurosa la obligada cuarentena social derivada del Estado de Alarma, prorrogado hasta el 26 de abril.

Aislamiento de los asintomáticos

Por otra parte, Verónica Casado indicó que la Junta, partidaria del aislamiento de las personas asintomáticas positivas, no tiene muy claro el tipo de reclusión al que deberán ser sometidos, una decisión que adoptará con la opinión de expertos del Consejo Interterritorial de Sanidad.

La consejera expresó sus dudas acerca de la conveniencia de recluir a los afectados en lugares como polideportivos, y consideró “complicado” que sea aceptado por los propios implicados en esta cuestión.