Torra se niega a declarar en su segunda causa por desobediencia en el TSJC: “No es un tribunal neutral”

El president ha comparecido ante el juez durante solo tres minutos y se ha acogido a su derecho de no contestar a ninguna de las partes, ni a su defensa

Tres minutos. Es el tiempo que se ha alargado la comparecencia de Quim Torra ante el juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que investiga su segunda causa por presunta desobediencia al desoír una orden para que retirara de la Generalitat una pancarta a favor de los políticos presos antes de las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019 y tras una denuncia de Impulso Ciudadano. El president, pendiente de si el Supremo confirma la condena de inhabilitación por desobediencia que le impuso el TSJC por mantener una pancarta anterior –esta la acabaron quitando los Mossos–, se ha acogido a su derecho a no declarar bajo una premisa misma : «El tribunal no es neutral», no lo reconoce, «diga lo que diga y haga lo que haga la sentencia ya está escrita» y «el juicio se enmarcará dentro de la persecución política a los independentistas catalanes».

Y es que Torra ha decidido variar su estrategia respecto a la primera causa por desobediencia –cuando se autoinculpó en el juicio con un claro «sí, desobedecí»– para no contestar a ninguna de las partes, ni tan siquiera a su propia defensa. La explicación la ha ofrecido luego en una rueda de prensa desde el Palau de la Generalitat. Además de enmarcarla dentro de la «causa contra el independentismo», el president ha dado otro argumento para negarse a declarar ante el juez: «Finalmente le he dicho que estaba seguro de que, tanto él como yo, teníamos mucho trabajo y mejor que lo dejáramos allí. Y que él se dedicara a su trabajo y yo al mío, que tengo mucho», explicó haciendo referencia a una reunión del comité de coordinación contra el coronavirus. Una explicación en la línea del mensaje que repite desde hace semanas para defender que no convocará elecciones al estar centrado en «luchar contra la pandemia».

El president, quien ha asegurado que la cita judicial se ha desarrollado bajo mayor «respeto» que en su juicio ante el TSJC, cuando estaba José María Barrientos al frente del tribunal, ha elevado sus críticas en el turno de preguntas ante los periodistas. Tras hacer hincapié en que el TSJC es «un tribunal español» y «no es neutral», ha insistido en dirigirse a los magistrados: «Está lleno de magistrados que nos juzgan cuando no deberían ni atreverse a juzgarnos porque están claramente inmersos en causas de incompatibilidad. Todos ellos han manifestado que están en contra de manera muy clara de la independencia de Cataluña».

«La causa del independentismo es una causa justa y es una causa de una minoría nacional», aseguró calcando prácticamente los argumentos esgrimidos por su abogado en el TS. «Digamos lo que digamos y hagamos lo que hagamos seremos juzgados y condenados porque es una causa contra el independentismo catalán», ha añadido. Impulso Ciudadano, que ejerce de acusación popular, lamentó que no hubiera explicado «por qué desobedeció» a través de su presidente José Domingo.

El president ha acudido al Palacio de Justicia arropado por varios representantes de partidos y entidades independentistas, aunque sin apenas público, una circunstancia que también se debe a las restricciones provocadas por el coronavirus.

En su segunda causa por desobediencia, Torra es investigado por negarse a acatar, en septiembre pasado, una orden de la sala contenciosa del TSJC –no de la Junta Electoral Central, como en el caso anterior por el que fue condenado– que le obligaba a retirar una pancarta a favor de los políticos presos del Palau de la Generalitat, de forma permanente, no solo en campaña electoral.