Oriol Mitjà explica las claves de por qué Cataluña lo está haciendo mejor que Madrid

La pandemia en Cataluña está de nuevo en fase de crecimiento, el riesgo de rebrote se sitúa en 215 y la velocidad de contagio en 1,13

Entre le viernes y el lunes, la incidencia acumulada en Madrid ha pasado de 692,1 a 586,6 casos por cada 100.000 habitantes. Aún es prematuro saber si las restricciones están funcionando, para eso habrá que esperar quince días. Pero Oriol Mitjà, médico e investigador de enfermedades infecciosas y salud global del Hospital Germans Trias i Pujol, ya ha avanzado esta mañana que la situación de alerta no se reconducirá sólo con un confinamiento perimetral. Para obtener resultados, los madrileños tienen que reducir el contacto social. En una entrevista en “El Món” de Rac1, Mitjà ha dicho que ve a Madrid “fatal”. “La tasa de positividad es del 20% cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no sobrepasar el 3%”, ha recordado el investigador que señala que “se están haciendo pocos test o los test inadecuados”. Los cribajes son una de las claves que hace que Madrid tenga una tasa de incidencia de 300 puntos por encima de Cataluña.

Cataluña, una montaña rusa

Tal y como avanzó hace dos semanas el secretario de la Agencia de Salud Pública, Josep Maria Argimon, Cataluña está instaurada en una montaña rusa. En los dos últimos días, las gráficas de índice de rebrote y de velocidad de contagio han vuelto a subir. Pero la idea es que no se supere el último pico que tuvo lugar el pasado 21 de septiembre cuando se alcanzó un riesgo de rebrote de 240. Hoy, el riesgo de rebrote está a 215 y la velocidad de contagio es de 1,13, esto es que cada infectado contagia a 1,13 personas. La incidencia acumulada roza los 200, aunque es alta, sigue estando muy por debajo de la de Madrid.

Cataluña empezó a hacer cribajes masivos en julio, cuando el virus se desmadró en el Segrià y el barrio de La Torrassa de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona). En este barrio, con una incidencia de 400 infectados por cada 100.000 habitantes empezaron a hacerse cribados masivos y microconfinamientos. También se confinó Lleida con una incidencia similar a la de Madrid, más de 500 infectado por cada 100.000 habitantes. Lleida fue el primer municipio en el que se disparó la curva epidemiológica tras la primera oleada a partir de brotes entre los temporeros y en residencias. Sirvió para aprender que se debe actuar antes. Anticiparse al virus es precisamente una de las premisas del secretario de la Agencia de Salud Pública, nombrado tras rebrote en Lleida. La política anticovid de Argimon pivota sobre tres ejes, anticiparse con test masivos para detectar asintomáticos y cortar así las cadenas de transmisión, imponer microconfinamientos e implementar herramientas de rastreo.

Según Mitjà, el rastreo en Madrid llega tarde. Es una herramienta que funciona cuando el virus afecta a un número limitado de población. También alerta de que el confinamiento perimetral se quedará corto si los ciudadanos no limitan los contactos sociales. Y añade que hacer testeos masivos también es una estrategia que puede funcionar. Le consta que la Comunidad de Madrid ha comprado en dos tandas 2 millones y 3 millones de test que ayudarán a acotar el virus.

De cara a los próximos meses es importante bajar la incidencia de positivos porque en los espacios interiores la transmisión del virus es más elevada. En esta línea, un grupo de investigadores, a través de una carta publicada en la revista “Science” advierten de que el riesgo de contagio en interiores es de unas 20 veces superior que en el exterior. Por eso llaman a trasladar las actividades al exterior y a mejorar la ventilación de interiores.

Mitjà no cree que el virus sea menos virulento. Junto a un mejor manejo de la enfermedad, en la primera oleada se detectaba el 10% de los casos. Se trataba de los enfermos graves que llegaban al hospital. Ahora, se diagnostica el 70% de los casos, entre los que hay mucha gente joven que tiene una covid leve o es asintomática, pero la mortalidad es similar, antes era de un 10% sobre pocos casos detectados y ahora es alrededor de un 1%.

Concierto piloto para probar los test antígenos

El infectólogo tiene esperanzas depositadas en el concierto piloto que se celebrará a finales de este mes en la Sala Apolo donde se probará la eficacia de los test rápidos para facilitar la celebración de eventos masivos. El experimento forma parte de un estudio que prepara el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona con la colaboración del festival Primavera Sound que deberá servir para evaluar la eficacia de los test de antígenos. El millar de asistentes voluntarios, se someterán al test y a la mitad también se les hará una PCR complementaria. El objetivo de ello es evaluar la eficacia de estos test rápidos, más baratos y sencillos que las PCR, que pueden ofrecer resultados en 15 minutos. Mitjà confía en que si funciona este método se extienda para facilitar otros espectáculos como la asistencia a un partido de fútbol.

Las pruebas preliminares corroboran que esto test tienen una eficacia del 98%. Detectan los antígenos que recubren el virus. Según el estudio, el 2% de las personas que se escapan tienen una carga viral baja y no son capaces de contagiar el virus.

Dentro de la Sala Apolo, los asistentes podrán romper con la medida de seguridad, pero llevarán mascarilla. Sólo accederán los que hayan dado negativo en el test y a los ocho días se les repetirá la prueba.